Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin respuesta ni plazos sobre Palomares

La delegación técnica de EE UU en Almería elude contestar si Washington acepta llevarse el plutonio.- España insiste en que no hacen falta más estudios sino abordar la limpieza

Sin respuesta ni plazos sobre Palomares

Ha cambiado el tono y la forma de la negociación entre España y EE UU sobre el incidente de Palomares -ahora es mucho más transparente-, pero eso no implica que Washington haya aceptado llevarse el plutonio que dos de sus bombas nucleares dejaron en 1966 en la localidad almeriense. Así lo ha dejado hoy claro en un breve encuentro con la prensa Jeffrey Galvin, portavoz de la Embajada de EE UU en Madrid, y que ha hablado en representación de los 11 expertos enviados por el país norteamericano para analizar una vez más la contaminación en la zona. "Se trata de una decisión que tendrán que tomar los Gobiernos", ha manifestado Galvin a los periodistas en un hotel de Garrucha frente al mar.

Galvin ha eludido en repetidas ocasiones responder a si EE UU se llevará la tierra contaminada, unos 50.000 metros cúbicos que se pueden quedar en 6.000 tras un proceso de tamizado. "No son decisiones que se tomen en este momento; son decisiones políticas que se adoptarán en otro lado, que se toman entre Gobiernos", ha declarado.

A su lado, el director general del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat, del Ministerio de Ciencia), Cayetano López, quien ha asegurado que "en principio no hacen falta más estudios" sobre la contaminación, lo que ha sonado a un intento de cortar cualquier amago de Washington de dilatar el proceso con nuevos informes. Cuando se les ha preguntado por si se dan un plazo para abordar la limpieza ante el interés de los vecinos de Palomares, López ha contestado: "Yo también estoy interesado, pero no lo sé". "No tengo constancia de que haya ningún plazo", ha confirmado Galvin.

López ha añadido, en la misma línea que Galvin, que "esta comisión no toma ninguna decisión; las adoptan las instancias políticas". El director general del Ciemat ha subrayado que "el plan es la limpieza completa", una alusión a que el Gobierno no contempla otra opción que la salida de los residuos de Palomares, como informó ayer la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez. El Ciemat es el organismo heredero de la Junta de Energía Nuclear que desde 1966 supervisa la contaminación en la zona y el que ha determinado que queda aproximadamente medio kilo de plutonio.

La delegación es técnica -ha habido al menos cuatro visitas anteriores sin publicidad en los últimos 10 años- pero la expectación es grande. Desde hace un año, la negociación sobre Palomares es cada vez más transparente. Los pocos turistas que salían del hotel frente al mar en el que se ha producido la comparecencia ante la prensa se sorprendían del revuelo por las cámaras. López ha explicado que la "reunión tiene como objetivo que un grupo de primer orden de EE UU asesore a técnicos españoles para concluir el plan de rehabilitación de Palomares. Después habrá que discutir sobre los residuos".

Entre los técnicos enviados por EE UU están expertos que han realizado estudios epidemiológicos en Japón, las islas Marshall y Rusia, escenarios de pruebas nucleares y explosiones atómicas. Todos se han subido a un microbús para visitar las tres zonas en las que quedan restos de plutonio.