Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reloj continúa corriendo en contra de Palomares

Ecologistas en Acción alerta sobre la presencia de tóxicos en superficie

La futura descontaminación de Palomares tras el accidente nuclear ocurrido en esta pedanía de Cuevas del Almanzora (Almería) en 1966 y provocado por el ejército estadounidense sigue siendo una incógnita y un problema medioambiental que crece a diario.

Ecologistas en Acción advierte de que la radiación se incrementa por minutos. "Estamos ante una carrera contra el tiempo. Hay que actuar, y ya", urge Francisco Castejón, doctor en Física Nuclear y jefe de la Unidad Física del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). Ninguna de las cuatro bombas termonucleares -al menos, un centenar de veces más potentes que la lanzada sobre Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial- que cayeron en Palomares, dos en tierra y dos en el agua- tras el choque de un bombardero B-52 contra una nave nodriza explosionaron. Pero su letal contenido sigue en reposo 45 años después sobre suelo almeriense y sus consecuencias aún no han sido oficialmente desveladas.

El principal problema es qué hacer con el suelo contaminado

España no tiene un cementerio nuclear adecuado y EE UU se lava las manos

"Palomares es una de las zonas más contaminadas de Europa", sostiene Castejón quien insiste en que la situación "empeora". El científico, responsable de campañas antinucleares de Ecologistas en Acción, sostiene que en el subsuelo de la pedanía de Cuevas del Almanzora se generan partículas calientes, aerosoles derivados del plutonio y americio que son altamente contaminantes y que pueden ser dañinos por inhalación, ya que se han detectado también en superficie. "Según pase el tiempo será más peligroso pasear por Palomares", añadió.

Los Gobiernos de España y EE UU conocen el riesgo y la situación y la han mantenido conscientemente durante décadas. El problema, señalan los ecologistas, es que seguirá latente muchos años más. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) encargó al Ciemat un Plan de Rehabilitación para descontaminar los terrenos afectados -se calcula que son 50.000 metros cúbicos- en el que aún se trabaja, incumpliéndose así los plazos previstos y los ecologistas creen saber el motivo: nadie se quiere hacer cargo del material radiactivo. España no tiene un cementerio nuclear adecuado y EE UU se lava las manos sobre este asunto y todo lo que tenga que ver con Palomares, como ya comunicó al Gobierno a comienzos del pasado año.

Los cables oficiales entre ambas Administraciones filtrados por Wikileaks pusieron de manifiesto la presión que durante los dos últimos años ejerce España sobre el país causante del desastre para que asuma su responsabilidad y limpie Palomares. No obstante, la diplomacia estadounidense sigue dando largas a las exigencias españolas. En el presupuesto estadounidense para el curso 2009-2010 ya no aparecen los 300.000 dólares que abonaba desde 1997.

El problema no es exclusivamente económico. Con 25 millones de euros se podría financiar la actuación a desarrollar en dos años, según Ecologistas en Acción. "Eso no es dinero. El problema es qué hacer con el plutonio", un residuo con una vida contaminante de 27.000 años.

Tras el siniestro, EE UU se llevó 1.700 toneladas de suelo contaminado con radiactividad. "Retiraron el material más expuesto para que no cayera en manos del enemigo", según explica Igor Parra, responsable de la campaña de Palomares de la organización ecologista.

El accidente nuclear ocurrió en plena Guerra Fría y los componentes de las bombas atómicas eran un secreto de estado. Curiosamente, España "tuvo una clase teórica de cómo hacer bombas nucleares" con motivo del suceso que el próximo día 17 cumple su 45º aniversario.

Cifras

- 50.000 metros cúbicos de suelo afectado del que quedarían 6.000 de material contaminado.

- 1.700 toneladas de material radiactivo se llevó EE UU tras el accidente.

- 25 millones de euros es lo que calcula Ecologistas en Acción que costaría realizar las labores de limpieza

- 2 años es el período previsto para los trabajos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 2011

Más información