Cientos de evacuados regresan a Kolontar pese al riesgo tóxico

La factoría ha reanudado este viernes su producción y en cuatro días estará a pleno rendimiento

Varios voluntarios con trajes de protección, en la estación de tren de Kolontar.
Varios voluntarios con trajes de protección, en la estación de tren de Kolontar.FRANCE PRESS

La zona afectada por el vertido en Hungría regresa poco a poco a la normalidad, pese a que el paisaje permanece teñido de rojo y el aire arrastra partículas de polvo tóxico. El fango y sus riesgos no han impedido que esta tarde hayan comenzado a regresar a sus viviendas cientos de evacuados de la localidad de Kolontar. Tampoco ha evitado que la planta de producción de aluminio, MAL Zrt, haya reanudado su actividad, después de finalizar la construcción de un dique de seguridad para reforzar la balsa agrietada, que se rompió el pasado día 4 provocando el desastre.

La televisión comercial TV2 ha informado de que en cuatro días la planta estará a pleno rendimiento. El derrame, que ha provocado la muerte de nueve personas y heridas a otras 120 y uno de los mayores desastres naturales de la historia en Europa, hizo que el Gobierno tomara el control de la empresa a principios de esta semana.

Más información
"En Hungría la limpieza del vertido debe ser inmediata"
La firma del vertido se lava las manos y ofrece compensaciones ridículas
Hungría interviene la firma del vertido y detiene a su responsable
La UE elige como asesora a una jefa de la mina que causó el desastre de Aznalcóllar
El Gobierno de Hungría afirma que el Danubio no ha sufrido daños
Hungría anuncia la reapertura de MAL
"¡No quiero volver a vivir aquí!"
"La ola roja nos arrancaba la piel"
Concluye la construcción del dique de contención para evitar un segundo vertido tóxico en Hungría
Los habitantes de la aldea más afectada por el vertido en Hungría podrán volver mañana a sus casas

Los vecinos evacuados de Kolontar, la aldea más afectada por el vertido comenzaron a regresar a sus viviendas al mediodía bajo la promesa del Gobierno de que ya no hay riesgos y la advertencia de ONG y expertos sobre el peligro de vivir en una zona contaminada. La mayor preocupación radica ahora en la concentración de polvo tóxico en el aire, una vez que el barro rojo se ha secado.

Tibor Dobson, responsable del dispositivo de emergencia en la zona, ha explicado a Efe que "desde el mediodía hasta las tres de la tarde han vuelto a Kolontar unas 300 personas". Los casi 800 vecinos del pueblo, donde golpeó con más fuerza la avalancha de lodos contaminantes, fueron desalojados de emergencia el pasado sábado ante el riesgo de una nueva fuga desde la balsa de acumulación de "barro rojo".

Un niño y un hombre, vecinos de Kolontar, en el autobús que les llevaba de regreso a su casa.
Un niño y un hombre, vecinos de Kolontar, en el autobús que les llevaba de regreso a su casa.FRANCE PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS