Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez federal de EE UU decide hoy si las bodas gays son constitucionales

California aprobó por referéndum impedir los matrimonios entre personas del mismo sexo y la decisión fue recurrida ante la justicia

Un juez federal en San Francisco dará hoy su veredicto sobre la constitucionalidad de la conocida como Proposición 8, que impide los matrimonios entre personas del mismo sexo en California y que fue aprobada en referéndum en ese Estado. El magistrado Vaughn R. Walker, que presidió el juicio celebrado a principios de año sobre la validez de la Proposición 8, se encargará de decidir si la Constitución de Estados Unidos ampara el derecho de los gays y las lesbianas a casarse.

En todo caso, no será el punto final de la disputa, que ha resucitado las diferencias ideológicas y religiosas del Estado más liberal de los Estados Unidos. Tanto los que están a favor de las bodas entre homosexuales como los que las rechazan ya anunciaron que apelarán hasta la última instancia, la Corte Suprema de EE UU, si la sentencia resulta desfavorable a sus intereses. La Proposición 8 fue una polémica iniciativa popular que se presentó a votación aprovechando la convocatoria de elecciones presidenciales en el país en noviembre de 2008, con el objetivo de enmendar la Carta Magna de California y definir el matrimonio como un enlace únicamente posible entre un hombre y una mujer.

Una larga disputa legal

Una propuesta que finalmente salió adelante con el apoyo del 52,2% de los electores del Estado y que automáticamente revocó la decisión de mayo de 2008 de la Corte Superior de California por la que se autorizaron las bodas gays. Ese tribunal estimó que impedir los casamientos entre personas del mismo sexo iba en contra de las leyes de California y autorizó esos matrimonios a partir de junio de aquel año. En los apenas cinco meses que estuvo en vigor esa normativa, más de 18.000 parejas homosexuales se dieron el sí quiero en el Estado, algo que soliviantó a los grupos más conservadores que pusieron en marcha la Proposición 8 para reformar la Constitución de California de forma que se terminaran las bodas gays.

En enero de 2010 dos parejas homosexuales denunciaron la Proposición 8 ante un tribunal federal de San Francisco con la intención de que anulase esa iniciativa legal por ir en contra de los principios de la Constitución de EE UU. Los litigantes contrataron para llevar su caso a los célebres abogados Ted Olson y David Boies, que representaron los intereses de George Bush y de Al Gore, respectivamente, en las elecciones presidenciales en las que se enfrentaron ambos en 2000 y terminaron con un controvertido recuento de votos.

Al margen de California, sólo existen seis territorios de Estados Unidos que permiten el matrimonio homosexual. Son Massachusetts, Vermont, Nuevo Hampshire, Connecticut y Iowa y Washington DC. En América, sólo Argentina y Canadá reconocen los derechos civiles de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en un continente más reacio que Europa a la hora de conceder libertades sociales a estos colectivos. Argentina lo hizo a mediados del pasado julio y Canadá lo aprobó en el año 2005 -aunque los derechos relativos a la adopción, pensiones o beneficios sociales varían según la provincia-.