Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos urgen a generalizar los tratamientos combinados contra el sida

Empieza en Viena la decimoctava Conferencia Internacional sobre la enfermedad

"Sabemos que el tratamiento combinado de fármacos contra el sida resulta eficaz prácticamente en un 100% de los casos. Por lo tanto, urge brindar a todas las personas infectadas amplio acceso a esta terapia", ha dicho el presidente de la International Aids Society, Julio Montaner, al inaugurar hoy en Viena la decimoctava Conferencia Internacional sobre el SIDA, enfermedad que ha causado 25 millones de muertes en el mundo.

En la actualidad, más de 33 millones de personas están infectadas con el virus VIH. Cada año se registran 2,7 millones nuevos contagios y mueren 2 millones de enfermos. Quien recibe tratamiento con antiretrovirales puede vivir como un enfermo crónico y hay medicamentos que permiten incluso bloquear la transmisión de la enfermedad de madre a hijo. Sin embargo, 400.000 bebés nacen cada año con el VIH. Según explicó Catherine de Angelis, directora de la publicación científica JAMA, el problema es que en varios países africanos no más de la mitad de las mujeres infectadas embarazadas reciben tratamiento. Con el uso de profilácticos y una breve terapia tras el nacimiento, el riesgo de infección del bebé, normalmente del 30%, se puede reducir a menos del 2%. "Se podría así traer al mundo a una generación libre de sida", dijo Julio Montaner, el presidente de la International AIDs Society, iniciadora de esta conferencia que se realiza de forma bianual.

"El acceso general al tratamiento de los enfermos de SIDA es una cuestión de justicia social", ha declarado Michel Sidibe, jefe del Programa de la ONU sobre el Sida (UNAIDS). El vicepresidente de Sudáfrica, Kgamda Motlanthe, prometió que su país facilitará pronto tratamiento "sin excepción" a todas las personas infectadas. Motlande indicó que gracias a las campañas de información en Sudáfrica se ha reducido el número de nuevos contagios. Según los datos del UNAIDS, se ha registrado un descenso de un 25% en los casos de nuevos contagios en el mundo entre la población de 15 a 25 años.

Existen alrededor de 20 medicamentos para combatir el VIH, pero todavía no hay ninguna vacuna para prevenir el contagio. En la conferencia de Viena, el director ejecutivo de la HIV Vaccine Entreprise, Alan Bernstein, indicó que el desarrollo de una vacuna ya no es una utopía irrealizable, sino un objetivo que podría ser alcanzado en breve. "Este es un momento fundamental en la investigación de la vacuna del VIH", dijo el científico. También puso de manifiesto su optimismo el fundador de Microsoft, Bill Gates, quien dedica 23.000 millones de euros a su fundación para la lucha contra el virus de inmunodeficiencia humana.

Motivo de optimismo es el resultado de unas pruebas realizadas en 2009 en Tailandia con una serie de voluntarios, en quienes se logró ralentizar el contagio en un 30%. Según Bernstein, a pesar de la crisis, que afecta seriamente al sector de la investigación, urge canalizar inversiones hacia el desarrollo de la vacuna. Por su parte, el director ejecutivo del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, Michel Kazatchkine, ha expresado su preocupación por la financiación de los programas internacionales de lucha contra la enfermedad.

Por otro lado preocupa la rápida expansión del sida en las regiones de Europa Oriental y Asia Central, donde dos tercios de los contagios se producen por el consumo de drogas por vía intravenosa. La criminalización de los drogadictos, la discriminación de las personas infectadas y la carencia en general de derechos humanos suponen serios obstáculos al combate a la enfermedad. La despenalización del consumo de drogas y el fomento de los derechos humanos son objetivos que se plantearán a lo largo de esta semana en este congreso en el que participan 25.000 activistas, científicos, representantes de Gobiernos, organizaciones internacionales y asociaciones de enfermos. Entre los participantes destacan el fundador de Microsoft, Bill Gates, el ex presidente Bill Clinton, y la hermana del actual presidente norteamericano, Auma Obama, coordinadora en Kenia de un programa para sensibilizar a niños sobre el fenómeno del sida.