Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo deja de fluir por primera vez en el golfo de México

La empresa asegura que aunque la nueva campana tiene éxito eso no significa que la fuga se vaya a detener de manera definitiva

Montaje con dos imágenes recogidas por la cámara que registra en directo la situación de la plataforma hundida. A la izquierda, registrada el 14 de julio, se parecia como el pretóleo sigue fluyendo y en la de la derecha, tomada el 15 de julio por la tarde, la fuga aparece sellada
Montaje con dos imágenes recogidas por la cámara que registra en directo la situación de la plataforma hundida. A la izquierda, registrada el 14 de julio, se parecia como el pretóleo sigue fluyendo y en la de la derecha, tomada el 15 de julio por la tarde, la fuga aparece sellada AP

Es la noticia más esperada de los últimos tres meses. Por primera vez, se ha detenido la fuga de petróleo en el golfo de México, según ha anunciado la empresa británica British Petroleum (BP). Las autoridades de la compañía han informado que todas las válvulas han sido cerradas tras colocar un nuevo embudo sobre el pozo, el último experimento que se inventó para intentar detener el derrame de crudo.

En un comunicado, la empresa petrolera ha indicado que "durante las pruebas las tres aberturas (de la campana) están cerradas, lo que a efectos prácticos cierra el pozo... Aunque no se puede garantizar, se espera que no se vierta petróleo al mar durante la prueba". No obstante, la empresa advierte de que aunque deje de verterse petróleo al mar durante el periodo de prueba "eso no quiere decir que el flujo de crudo y gas del pozo se haya detenido de manera permanente".

El pasado 20 de abril, una explosión cuyas causas todavía se desconocen provocó el hundimiento de la plataforma de BP y el inicio de lo que supone el mayor desastre medioambiental en la historia de Estados Unidos. Desde entonces, millones de litros de crudo han impregnado el agua del mar, contaminado el entorno, afectado a buena parte de la fauna y el medio de vida de muchos habitantes de la costa de Luisiana y Misisipi.

Todavía lejos del fin

La empresa advirtió de que aunque deje de verterse petróleo en el mar durante el periodo de prueba, "eso no quiere decir que el flujo de crudo y gas del pozo se haya detenido de manera permanente". A lo largo del periodo de pruebas se irá midiendo la presión interna de la campana. Si es demasiado baja, ello apuntará a la existencia de otra fuga similar a la detectada anoche y habría que comenzar de nuevo.

Y es que para intentar contener el vertido que mana del pozo reventado se han intentado muchas soluciones y ninguna ha llegado hasta ahora buen puerto. Lo sucedido ahora puede ser el principio del fin.

El presidente Barack Obama también se mostró cauto, con razón. A una pregunta de un periodista al final de una comparecencia improvisada para hablar de la reforma de Wall Street, recién aprobada por el Senado, el mandatario solo declaró: "Es una buena señal pero estamos en la fase de prueba. Mañana les diré más".

El anuncio, a pesar de que no es la solución definitiva, aportaba algo de optimismo a un tema que se ha visto rodeado de fracasos, uno tras otro, desde el principio. Sobre el pozo reventado se han intentado muchas soluciones y ninguna llegaba a buen puerto. Lo sucedido ahora puede ser el principio del fin.