Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Regulación de la interrupción del embarazo

Sorpresa entre las mujeres que quieren abortar por el periodo de reflexión de tres días

Las clínicas autorizadas para la interrupción de embarazos no detectan un mayor número de llamadas o visitas en el primer día de la entrada en vigor de la nueva ley del aborto

"Yo no necesito reflexionar tres días, ya lo tengo todo muy pensado", se queja Josefina P. S., una madrileña de 33 años que acudía esta mañana a una de las clínicas acreditadas para la interrupción de embarazos. Y como Josefina, en paro y embarazada de cuatro semanas, otras mujeres se mostraban sorprendidas por tener que esperar un periodo obligatorio de reflexión de tres días, desde la petición de información sobre el aborto hasta decidir la intervención, tal y como establece la nueva ley del aborto, que ha entrado hoy en vigor.

"Las mujeres están llamando para pedir cita y cuando les dicen que tienen que esperar tres días para pensarlo, se muestran muy sorprendidas", explica Empar Pineda, portavoz de la clínica Isadora de Madrid. Este centro no ha notado más llamadas o visitas de las habituales. Tampoco la clínica El Bosque. Sergio Muñoz, director de este centro, cuenta que están ligeramente desbordados por cuestiones logísticas. Esta clínica también ha detectado que son muchas las mujeres que desconocen ese periodo de reflexión de tres días.

"Ha venido una mujer, por ejemplo, explicando que necesitaba interrumpir ya el embarazo, que no podía desplazarse en otro momento y que, por favor, se lo hiciéramos hoy o le diéramos cita como mucho para mañana", comenta Muñoz. No ha podido hacerlo. Una de las novedades de la ley que da un plazo de aborto libre hasta la semana 14 es precisamente ese periodo de reflexión. Hasta ahora, una mujer podía pedir cita e interrumpir su embarazo en el mismo día siempre y cuando fuese posible en el centro solicitado.

Desde hoy, las mujeres que pidan información para abortar recibirán un sobre cerrado en el que se les facilitará información de las ayudas y prestaciones a las que tienen derecho si siguen adelante con el embarazo. También incluirá un segundo documento con datos sobre los apoyos a las personas con discapacidad -en el caso de que no aborten y el niño nazca con alguna malformación-. Con esta documentación las mujeres pasarán el plazo obligatorio de tres días de reflexión antes de decidir la intervención.

Los textos, 30 páginas con el título Políticas activas de apoyo a la mujer embarazada y a la maternidad, elaboradas por un equipo del Ministerio de Igualdad, se ciñen únicamente a información legal y económica. Asistencia sanitaria, beneficios laborales, bonificaciones en las cotizaciones por hijo, ayudas en materia de empleo, ayudas para la dependencia. Y los teléfonos del servicio de información telefónica de ayuda a la embarazada y de dos asociaciones de ayuda a personas con discapacidad.

Las organizaciones antiabortistas exigían que se incluyese en los sobres información sobre la intervención, sus pros y contras, y también sobre sus efectos posteriores en la mujer. Al menos en la documentación elaborada por Igualdad. Los textos del ministerio se complementan con un tercer documento confeccionado por cada comunidad autónoma, en el que se informa de las ayudas autonómicas y en el que cada región puede incluir los datos que desee. Esto implica que la información que reciban las mujeres variará en cada autonomía.