Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México estudia demandar a BP por daños medioambientales

Las autoridades temen que el inicio de la temporada de huracanes dificulte el control del vertido de crudo en el Golfo

El Gobierno de Felipe Calderón advirtió ayer de que está dispuesto a demandar a la empresa British Petroleum si los resultados del estudio que realizarán comprueban que la fuga de petróleo ha ocasionado daños medioambientales en México.

El ministro mexicano de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Elvira Quesada, recordó que en casos como éste "los impactos al medio ambiente no se ven en este mismo momento" sino en el "largo plazo", por lo que esperarán a que el vertido se contenga para iniciar los estudios que determinarán las consecuencias en la biodiversidad mexicana.

"Una vez que tengamos las evidencias y el estudio, si arroja que hay impactos, por supuesto que seleccionaremos el instrumento jurídico necesario para exigir el resarcimiento de daños y generar una líneas de compensación al medio ambiente en esta área", afirmó.

Los estudios se realizarán en cooperación con la Comisión Natural de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y también investigará el impacto de las especies migratorias (como las aves) que viven en la parte norte del Golfo de México.

La Secretaría de Marina (Semar) ha informado de por el momento la mancha provocada por el derrame de crudo en la plataforma Deepwater Horizon no representa ningún peligro para el litoral mexicano, aunque no descarta posibles efectos mediambientales.

El peligro de los huracanes

Por otra parte, las autoridades mexicanas temen que la mancha llegue a las aguas de este país con el arranque de la temporada de huracanes, que comienza ahora y podría modificar el desplazamiento del crudo ya vertido y hacer más difícil su control.

Según la Marina, "hasta el momento las corrientes costeras con comportamiento estacional han sido favorables" para México y se han llevado el crudo hacia las costas de Estados Unidos, pero si el derrame no se controla, el vertido podría llegar al país porque el patrón de corrientes se revierte a partir de otoño, lo que podría afectar principalmente a "los humedales y la pesca ribereña".