Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A España le gustaría participar en 25 nuevas grandes instalaciones científicas europeas

Europa plantea 44 proyectos prioritarios que deben movilizar 20.000 millones de euros hasta 2014

De los 44 programas que integran la hoja de ruta europea de infraestructuras científicas prioritarias, España ha seleccionado 25 en los que su participación tiene interés "alto" o "muy alto". La selección se ha realizado considerando criterios de oportunidad para la comunidad científica española, de impacto tecno-social y de adecuación entre la inversión y los beneficios científico-técnicos esperados. Sin embargo, no se ha definido el marco económico oportuno, es decir, la financiación que exigiría la participación española en esas 25 grandes instalaciones seleccionadas, ha explicado Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación en la VI Conferencia Europea de Infraestructuras de Investigación (ECRI), que se celebra en Barcelona.

"Las grandes infraestructuras científicas son la columna vertebral del sistema de ciencia y del espacio europeo de investigación", ha señalado Garmendia, destacando que los 44 proyectos prioritarios del mapa europeo de grandes instalaciones movilizarían unos 20.000 millones de euros hasta 2014 en su fase de construcción y unos 2.000 millones de la de operación. Algunos de estos proyectos son nuevas instalaciones y otros son de modernización de las ya existentes, no todos, ni mucho menos, están aprobados ni cuentan con la financiación necesaria, pero varios de ellos están ya en marcha. La mayoría de las 44 infraestructuras del mapa europeo se constituyen mediante acuerdos entre países.

Unos 600 expertos de toda Europa participan en la conferencia de Barcelona, donde los debates se centran en cómo utilizar con mayor eficacia los recursos disponibles para estos proyectos en una época de dificultades presupuestarias y establecer las prioridades. "Necesitamos poner fin a la fragmentación existente a nivel nacional en los esfuerzos de investigación y evitar una duplicación de los mismos", ha señalado José Manuel Silva, director general de Investigación de la Comisión Europea. Europa, "con el estímulo de ESFRI , intenta reunir sus recursos para financiar las infraestructuras de investigación a gran escala, lo que quiere decir, entre otras cosas, poner juntos los suficientes recursos para participar en la cooperación transfronteriza", ha dicho Silva.

Las infraestructuras de investigación son proyectos a largo plazo, cuya definición, construcción y operabilidad necesitan varios años de desarrollo, ha recordado el director general de Investigación.

De los 25 proyectos seleccionados por España, dos son de humanidades, seis de ciencias ambientales, siete de biología y medicina, uno de energía, cuatro de ciencias de materiales, cuatro de física e ingeniería y uno de una red de supercomputación. En cuanto a alojarlos en su territorio, España sólo aspira a uno de ellos, el telescopio gigante E-ELT, incorporado en la lista de ECRI pese a que es un proyecto diferente del resto al ser solamente del Observatorio Europeo Austral (ESO), cuyos 14 países miembros deciden acerca de su ubicación y construcción. Garmendia ha anunciado la decisión de establecer en España uno de los cuatro nodos de Prace (Asociación para la Computación Avanzada en Europa), a través del Centro de Supercomputación de Barcelona.