Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El efecto de la ley antitabaco en la hostelería

Prohibir fumar no ha perjudicado a los bares y restaurantes europeos

El anuncio de que el Ministerio de Sanidad se propone prohibir fumar en todos los establecimientos públicos ha ocasionado inquietud entre los empresarios de hostelería. Algunos han dicho -sin que se sepa en base a qué estudio- que el 10% de los 350.000 locales tendrán que cerrar. Pero los datos europeos muestran que en los países en que la ley es más dura que la española, no ha pasado nada o ha habido un beneficio para los hosteleros.

La recopilación que maneja el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo y organizaciones como nofumadores.org muestran que los temores de los dueños de estos locales son infundados. Según el Ministerio de Sanidad, un 70% de la población es partidaria de acabar con los difusos límites de la ley actual, que permite que sea el dueño del local quien decida si se puede fumar (si el establecimiento tiene menos de 100 metros cuadrados; si tiene más debe haber una zona libre de humos que ocupe el 70% de la superficie, lo que no se cumple la mayoría de las veces).

Los datos no son un estudio exhaustivo porque las distintas leyes no son todas idénticas ni entraron en vigor a la vez. Pero del trabajo, basado en una recopilación de la UE, sí se pueden destacar una serie de aspectos.

1.- En Irlanda la pérdida de ingresos de los pubs y otros locales fue del 3,3% en 2005. En 2004 fue del 4,4%. Con ello se invirtió la tendencia que había empezado en 2002.

2.- En Reino Unido, las licencias de locales aumentaron un 6,6% después de que se decretara que iban a ser, todos, libres de humo.

3.- En España, los puestos de trabajo del sector han aumentado en más de 100.000 personas desde 2005, cuando entró en vigor la ley.

4.- En Nueva York, las ventas en bares y restaurantes han crecido un 8,7% desde que se prohibió fumar en la mayoría de ellos.

También se ha dicho que qué va a pasar con los locales que han hecho obras para separar a fumadores de no fumadores. Según la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, menos de un 1% las ha hecho. Y, en la mayoría de los casos, han levantado un tabique o puesto una mampara. "Si alguien me demuestra que pierde dienro, lo reconsideraré", dijo Jiménez la semana pasada en Telemadrid.