Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jesuita Masiá afirma que la eutanasia es compatible con una perspectiva religiosa

Opina que la Iglesia Católica en España está en una situación "de marcha atrás"

El jesuita y profesor de Ética de la Universidad de Sophia (Tokio), Juan Masiá, ha afirmado hoy que "es compatible una postura que desde la perspectiva religiosa defienda la autonomía, defienda el respeto a la dignidad, y esto es compatible con el tema de la despenalización y la solicitud de eutanasia". Masiá, en referencia a los debates sobre el aborto y la muerte digna, asegura que no entiende que sólo haya grupos "provida o antivida", algo que es "muy típico en nuestro país".

El jesuita, que ha criticado la influencia de las "ideologías políticas y religiosas" en el debate público, ha hecho estas afirmaciones en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, donde se encuentra para asistir al curso Eutanasia y Suicidio asistido. Un derecho del siglo XXI, que dirige el doctor Luis Montes. La catedrática de Filososfía Moral y Política, Margarita Boladeras, y el presidente de la Asociación Europa Laica, Francisco Delgado, también han defendido la necesidad de abordar el debate sobre la muerte digna desde todos los campos. Ambos han subrayado la necesidad de la regulación por la "desigualdad territorial" que se está produciendo: "La situación en las grandes ciudades es buena, pero en las zonas rurales a veces no, no sólo por falta de medios paliativos sino por la atención sanitaria en general".

Masiá, que fue expulsado de su cátedra en la Universidad Pontificia de Comillas en 2006 por unas declaraciones defendiendo el uso del preservativo, ha criticado hoy que España está en una situación "francamente anómala en la Iglesia Católica de marcha atrás del Concilio Vaticano II". Las imposiciones a políticos o parlamentarios creyentes sobre lo que deben votar, no se puede hacer, a su juicio, porque "no es cristiano imponer lo que se debe pensar".

Sobre los símbolos religiosos en lugares públicos, Masiá ha dicho que en la universidad privada jesuita donde trabaja en Japón, "nunca se nos ocurriría poner un crucifijo".