Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto asesino de Marta se ratifica en su versión de los hechos

El menor implicado, Javier G., se desdice de lo declarado y asegura que se lo inventó por la presión policial

El juez encargado de investigar la desaparición y muerte de Marta del Castillo ha vuelto a tomar hoy declaración al autor confeso del crimen, Miguel Carcaño, al menor de 15 años implicado en el caso, Javier G., y a la novia del hermano de Miguel, Francisco Javier, dadas las contradicciones existentes entre sus declaraciones. Miguel Carcaño y la novia de su hermano han ratificado sus versiones de los hechos. El menor implicado se ha desdicho de todas sus imputaciones a los otros tres acusados y ha asegurado que se inventó todo por amenazas de la policía contra él mismo y su familia, y que contó lo que había escuchado por televisión, han informado fuentes del caso.

En su comparecencia ante el magistrado, Javier G. ha desmentido haber estado en el piso de la calle León XIII de Sevilla en la noche del pasado 24 de enero, cuando desapareció Marta. Según Javier G., aquella noche estuvo en un botellón con sus compañeros de instituto, lo mismo que dijo a la policía en la primera ronda de declaraciones de los amigos de la joven sevillana tras su desaparición. Hasta ahora, el menor había relatado al juez que la noche del crimen estuvo en el domicilio de León XIII y que trasladó el cuerpo de Marta junto con Samuel Benítez, en una declaración en la que además implicó a Francisco Javier, del que dijo que le amenazó si no colaboraba.

Por su parte, el autor confeso del crimen, Miguel Carcaño, de 19 años, ha confirmado al juez sus declaraciones anteriores en el sentido de que golpeó a Marta durante una discusión y, al percatarse de la muerte de la chica, llamó por teléfono a sus amigos Samuel Benítez, de 19 años, y Javier G., que sacaron el cuerpo de la vivienda y lo trasladaron en el coche de la madre de este último hasta el puente sobre el Guadalquivir desde donde lo tiraron al río. Miguel ha ratificado que su hermano mayor, de 40 años, no estuvo en ningún momento en el piso la noche de los hechos.

A su salida de los juzgados, Javier G., escoltado y cabizbajo, se cruzó con Miguel Carcaño, también flanqueado por efectivos policiales y con la cabeza gacha, que entraba en el edificio para prestar declaración. Como en ocasiones anteriores, decenas de personas se concentraron a las puertas de los juzgados tanto a la entrada como a la salida de los acusados y les increparon. Algunos de los congregados arrojaron naranjas contra el furgón policial en el que fue trasladado Miguel Carcaño.

Antes de que Miguel Carcaño y Javier G. prestasen declaración, lo hacía como testigo la actual novia de Francisco Javier, María M., quien ha manifestado que la noche de la muerte de Marta estuvo estudiando en el domicilio de León XIII desde las 00.30 horas. Según esta mujer, permaneció en el piso hasta que su novio llegó de madrugada a acostarse, una vez concluido su trabajo en el bar que regenta en el barrio de Nervión, confirmando así la coartada de Francisco Javier de que no estuvo en la vivienda supuestamente escenario del crimen.

La retractación de Javier G. se une a la realizada por Samuel Benítez ante el juez el pasado 17 de febrero, cuando desmintió su confesión ante la policía y la justificó por las amenazas recibidas, a la vez que pidió ser sometido a un examen forense por los hematomas que decía presentar en todo el cuerpo.

Los cuatro implicados en la desaparición de Marta del Castillo se encuentran privados de libertad. Miguel Carcaño está en la prisión de Morón de la Frontera (Sevilla), Samuel Benítez en la cárcel de Huelva, Francisco Javier en Sevilla-I y el menor de 15 años en un centro de menores.