Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama levanta el veto a la investigación con células embrionarias

El presidente de EE UU asegura que la ciencia no está reñida con los valores morales

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha firmado este lunes la orden ejecutiva (decreto) que levanta la prohibición impuesta en 2001 por su antecesor en el cargo, George W. Bush, de destinar dinero público a la investigación con células madre embrionarias. "Apoyaremos vigorosamente a los científicos que realicen estos experimentos", ha afirmado Obama, quien ha subrayado que la ciencia no está reñida con los valores morales.

"Cuando el Gobierno no hace este tipo de inversiones, se pierden oportunidades, se dejan de explorar caminos prometedores. Algunos de nuestros mejores científicos se van a otros países porque allí patrocinan su trabajo, y esos países pueden llevarnos la delantera en los avances que transforman nuestras vidas", ha manifestado el mandatario en una ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca.

Bush firmó en agosto de 2001 una orden ejecutiva que prohibía el uso de fondos federales para la investigación con células madre procedentes de embriones, con la excepción de cerca de una veintena de cepas ya existentes, y en dos ocasiones posteriores utilizó el veto presidencial para frenar proyectos de ley que intentaban acabar con la prohibición, apoyada por las principales organizaciones religiosas del país. Ahora, los científicos podrán solicitar financiación a la principal institución de investigación médica de EE UU, los Institutos Nacionales de Salud (NIH), para estudiar las cientos de cepas que se han creado en los últimos años. Hasta ahora, si querían estudiarlas debían recurrir a financiación estrictamente privada.

Con el levantamiento del veto para la investigación con células madre embrionarias, Obama cumple una de sus promesas electorales y atiza de nuevo el debate sobre su empleo. Mientras los centros especializados en ese tipo de investigaciones argumentan que las células madre embrionarias, que permiten la regeneración de tejidos del cuerpo humano, ayudarán a encontrar curas para enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, la diabetes, la esclerosis múltiple, la parálisis y otras lesiones de la médula espinal, los sectores conservadores reiteran su oposición al uso de embriones para extraer células madre. Para éstos se trata de una práctica inmoral y aseguran que, tras una década de estudios públicos y privados en todo el mundo, la destrucción de embriones no ha arrojado resultados esperanzadores.

En enero pasado, Obama impulsó un proyecto aletargado por la falta de dinero público para la ciencia durante la era de George W. Bush. La Agencia Alimentaria y del Medicamento (FDA en inglés) aprobó el primer ensayo de la historia para probar células madre embrionarias en pacientes con una lesión medular. Geron Corp., de California, comenzará el próximo verano un proyecto en el que analizará posibles curas a estas dolencias, cuando se hayan traducido en parálisis de las piernas.

Asimismo, Obama ha rubricado un memorándum para el "restablecimiento de la integridad científica". Esto es, la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca elaborará una estrategia para garantizar que los asesores científicos del Gobierno de EE UU se elijan por su historial y experiencia, "y no por sus políticas o ideología".