Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados los dos ecologistas australianos retenidos en un ballenero japonés

Los activistas fueron recogidos por un barco australiano después de dos días de cautiverio

Los dos activistas contra la caza de ballenas que llevaban dos días retenidos en un ballenero japonés en aguas de la Antártida han sido recogidos en la mañana del viernes (hora local) por un buque de aduanas australiano. "Hemos recibido la confirmación, e incluso he podido hablar con uno de los secuestrados, que ya no lo está. Estaban a bordo del 'Oceanic Viking' y confirmó que se encuentran a salvo", declaró Kim McCoy, de la Sea Shepherd Conservation Society (Sociedad de Conservación Pastor del Mar), la organización a que pertencen los activistas.

El británico Giles Lane, de 35 años, y el australiano Benjamin Potts, de 28, viajaban en el barco Steve Irwin del grupo ecologista Sea Shepherd. Subieron a bordo del buque Yashin Maru 2, de la flota ballenera japonesa, para informar al capitán de que la captura de ballenas en la Antártida es ilegal y entregarle una carta de protesta. Desde que hace unos día así lo declarase el Tribunal Federal Australiano, la captura de la ballena está prohibida en aguas antárticas. Japón se niega a cumplir esta medida por entender que Australia no tiene jurisdicción sobre ese territorio. El Yashin Maru 2, en el que fueron retenidos los dos activistas de la organización Sea Shepherd, no es el único barco que se encuentra faenando en la zona.

Un miembro del Gobierno australiano reveló ayer que el Gobierno japonés pidió ayer la ayuda de Australia para la entrega de los dos retenidos. Pero el conflicto podría haberse alargado más de lo esperado ya que el capitán del ballenero puso como condición para liberar a los activistas que su organización ecologista abandonara la campaña que mantiene contra la caza de ballenas.