Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS confirma la reaparición de la neumonía asiática en China

El Gobierno sacrificará 10.000 civetas en Cantón y ordena cerrar los mercados de animales salvajes

La Organización Mundial de la Salud ha confirmado, a través de un "test independiente" que el paciente ingresado en la región china de Cantón con síntomas de la neumonía asiática padece la enfermedad. Previamente, la información había sido confirmado por el Ministerio de Salud de China, lo que convierte este en el primer caso de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo y Grave) en seis meses en ese país.

Las autoridades chinas han ordenado el sacrificio de 10.000 civetas —una especie salvaje similar al tejón y cuya carne es muy apreciada en el gigante asiático—, en los mercados de la provincia de Cantón, después de que los análisis hayan desvelado el vínculo entre este animal y el primer caso de neumonía asiática registrado en seis meses.

Además, "todos los mercados y mataderos de animales salvajes" de esta provincia meridional, la más próspera del país, han recibido "la orden de cierre", ha anunciado Feng Liuxiang, subdirector del departamento de Salud de Cantón, citado por la televisión pública.

Este anuncio se ha producido horas después de que el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de Cantón (CCEI) apuntara que el periodista ingresado en el hospital número 8 de esta provincia con Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAS, en sus siglas en inglés), podría haber contraído el virus al mantener contacto con civetas.

"Las muestras del virus extraídas de las civetas del mercado local coinciden con los análisis practicados al enfermo", ha afirmado el portavoz del CCEI. Sin embargo, el enfermo, un productor de televisión de 32 años, ha negado que hubiera manipulado o consumido carne de civeta en los últimos meses. Este hombre evoluciona favorablemente y ninguna de las 81 personas que estuvieron en contacto con él han mostrado hasta el momento síntomas de la neumonía.

Aún no hay vacuna

La OMS ya identificó en mayo pasado a la civeta como el más probable origen del virus de la neumonía asiática, para el que aún no existe vacuna. No obstante, las autoridades de Cantón levantaron tras el verano la prohibición de comercializar especies exóticas para el consumo humano, aduciendo que el SRAS ya había provocado grandes pérdidas económicas al sector. Los científicos chinos han descrito Cantón como la perfecta "incubadora del virus", dada la insalubridad reinante en los miles de mataderos y granjas animales que la salpican.

Según la Organización Mundial de la Salud, la neumonía asiática se cobró la vida de 349 personas y afectó a 5.327 en China; mientras que en todo el mundo murieron 814 personas y 8.470 cayeron enfermas.