Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Bruselas exige la modificación del aval público a RTVE por considerar que vulnera la competencia

Monti toma medidas "provisionales" sobre el operador, sin someterlas al resto de la Comisión Europea

La Comisión Europea ha reclamado esta mañana a España que reforme el mecanismo de garantía financiera, pública e ilimitada, que el Estado presta al Grupo Radiotelevisión Española (RTVE) al considerar que vulnera la normativa europea sobre ayudas de Estado y que suponen una competencia desleal a otras cadenas televisivas, según ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado. El aval público ilimitado del que se beneficia RTVE supone una garantía de solvencia frente a los acreedores y evita la quiebra del grupo. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha manifestado su confianza en que "la iniciativa de la Comisión dé viabilidad a RTVE".

El comisario europeo de Competencia, Mario Monti, ha presentado esta mañana ante el Colegio de Comisarios de la Unión Europea (UE) un informe sobre las ayudas públicas a las televisiones de los Quince, con especial atención a las subvenciones de las que gozan tanto la televisión pública italiana RAI como la portuguesa RTP. Sobre el caso español y la deuda de RTVE, el comunicado que recoge los resultados de este informe señala que los servicios de Competencia de la Comisión han detectado, en una "conclusión preliminar", que este aval público "ilimitado" supera los costes netos de la prestación del servicio público por parte del Ente.

En este sentido, han enviado una carta al Gobierno español reclamándole que lo adapte a lo establecido en la Comunicación sobre Radiodifusión y la Directiva sobre Transparencia. Esta última norma obliga a establecer que la sociedad afectada distinga nítidamente, ya sea en su contabilidad o en su estructura, entre las actividades que realiza como servicio público y las que tienen carácter comercial. El comisario Monti no ha puesto en cambio objeciones a las subvenciones directas que el Estado transfiere a RTVE, al considerar, en este caso sí, que compensan sin sobrepasar el coste de servicio público.

Quejas desde 1992

Las medidas adoptadas responden a conclusiones de "carácter preliminar" y son responsabilidad exclusiva de la Dirección General de Competencia. Tal como anunció ayer su portavoz, Monti no las ha sometido hoy al dictamen del resto del colegio de comisarios. RTVE recurrirá en 2004 nuevamente al endeudamiento para cuadrar sus cuentas, con unas pérdidas previstas de 623 millones de euros, que elevarán la deuda hasta los 6.600 millones de euros.

El caso se remonta a las denuncias presentadas ante Bruselas por las televisiones privadas Telecinco y Antena 3, entre 1992 y 1994, cuando censuraron que la doble financiación pública y privada de las cadenas estatales y autonómicas españolas, violaba las reglas de libre competencia. La Comisión Europea no se encaró con el asunto hasta febrero de 1999, después de recibir un serio revés del Tribunal de Primera Instancia de la UE por haber hecho caso omiso a la denuncia de Telecinco.

Más de cuatro años después, Bruselas constata que RTVE se beneficia de dos vías de ayuda pública. Por un lado, las transferencias presupuestarias anuales y, por el otro, el aval ilimitado. Los servicios de Monti han valorado que el ente presta un servicio público, lo que podría justificar la asistencia estatal. En este sentido, han tenido en cuenta la reciente sentencia del Tribunal de Luxemburgo sobre una empresa alemana de transporte local (sentencia

Altman), según la cual, este tipo de ayudas son aceptables en la medida en que compensen el coste neto de la prestación del servicio público.