Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REINO UNIDO

Hallados dos cadáveres no identificados cerca de la localidad de Soham

La policía detiene a una maestra y al conserje del colegio de las pequeñas, acusados del presunto asesinato de las niñas

La policía británica ha anunciado que se han encontrado dos cadáveres en la localidad de Mildenhall, a unos ocho kilómetros de Soham, la localidad inglesa donde residían Holly Wells y Jessica Chapman, las dos niñas de diez años desaparecidas desde el pasado 4 de agosto.

Los cuerpos han sido hallados por un paseante poco después del mediodía (hora local), según ha informado la policía, que teme que los restos sean los de las dos niñas, aunque aún se trabaja en la identificación de los cadáveres. Los padres de las niñas han sido informados del descubrimiento.

El hallazgo se ha producido el mismo día en que un hombre de 28 años y una mujer de 25 han sido detenidos por el presunto asesinato de las dos niñas, desaparecidas el 4 de agosto cerca de su casa en Soham, en el condado de Cambridgeshire (sudeste de Inglaterra), donde también viven los detenidos, según ha anunciado la policía.

Según ha informado la BBC, es la misma pareja que la policía interrogó ayer durante varias horas en calidad de testigos. Ian Huntley, de 28 años, es conserje del colegio de Soham, y su compañera, Maxine Carr, de 25, fue, durante un trimestre, una de las maestras de Holly Wells y Jessica Chapman en la escuela St Andrews donde están escolarizadas las niñas.

Aunque la policía no ha encontrado a las niñas, "el hombre ha sido detenido por el asesinato y secuestro" de las niñas, y la mujer "por el asesinato de ambas", según ha informado en un comunicado el inspector jefe Andy Hebb.

El inspector ha revelado que sus agentes han encontrado objetos de "una gran importancia" tras un exhaustivo registro del instituto local, el Soham Village College. Dichos objetos permanecen en el lugar donde han sido encontrados para ser analizados por un laboratorio forense. Según la policía, las dos personas arrestadas han sido trasladadas a diferentes comisarías para ser interrogadas.

96 horas de plazo

La Policía británica dispondrá de 96 horas para procesar o dejar en libertad a la pareja detenida. La Policía tiene derecho a mantener en prisión preventiva a la pareja durante 24 horas desde su detención, lo que puede ser prolongado durante doce horas más, y a continuación la Policía puede pedir a la justicia la autorización para prolongar la detención durante un máximo de 96 horas.

Las investigaciones policiales, "muy completas y minuciosas", durarán probablemente varios días, quizás una semana, y se ha pedido a los medios de comunicación que abandonen los lugares en los que se están llevando a cabo las investigaciones para facilitar la labor de los expertos.