¿Cuánto es mucho alcohol? Cómo vigilar su consumo en las fiestas

Se trata de una droga tóxica que hemos blanqueado tanto que a veces decimos que “bebemos lo normal”

El alcohol contribuye al desarrollo de más de 200 problemas de salud y accidentes, entre ellos la muerte prematura.
El alcohol contribuye al desarrollo de más de 200 problemas de salud y accidentes, entre ellos la muerte prematura.

El protagonista en la Navidad podría ser la comida, pero la bebida no se queda atrás. Ahora que llegan las celebraciones y se va a ir saltando de la cena de empresa al aperitivo con los amigos, a la cena de los del colegio, la de los tíos lejanos, Nochebuena, Navidad, Nochevieja y demás fiestas de guardar (más todas las que surgen de forma improvisada), no está de más darle una vuelta a la cantidad de alcohol que se va a tomar.

El consumo de alcohol está tan normalizado que parece extraño que alguien no beba: es remotamente raro que una persona sea abstemia. Si se trata de una mujer que rechaza una caña, la sospecha de embarazo está ahí.

El alcohol está tan enraizado en nuestra cultura y celebraciones que no se concibe un festejo sin él, su consumo es lo habitual. Se olvida que el alcohol es una sustancia tóxica, pero se ha blanqueado tanto, que a veces se dice que “bebemos lo normal”. ¿Lo normal? No me imagino preguntándole a alguien si consume cocaína, y que diga, “sí, pero lo normal”.

La edad de inicio en el consumo de alcohol está en los 14 años, cuando no es legal hasta los 18, pero los más jóvenes acceden a él sin mucho problema.

Es cierto que sobre el alcohol hay muchos bulos. Por ejemplo, se recomienda una copa de vino tinto al día, se le otorgan propiedades cardiovasculares o se dice que la cerveza es la mejor opción para la recuperación posentreno. Todo mitos, que si nos gustan tendemos a repetir y ejecutar en pos de la salud, mejor dicho, del placer. Quizás por estos mitos, no le concedemos la gravedad a su consumo que se le da a otros tóxicos.

En los últimos años, el alcohol ha aumentado su evidente relación entre algunos tipos de cáncer como: de cavidad oral, faringe, laringe, esófago, colon-recto, mama (en mujer) y el hepatocarcinoma, no hay un límite de consumo de alcohol que asegure un riesgo cero. Y contribuye al desarrollo de más de 200 problemas de salud y accidentes. También a la muerte prematura.

Pero ¿y cómo medimos la cantidad de alcohol? ¿Qué sistema se utiliza? ¿Cómo sé si el consumo es moderado o alto?

Se utiliza un sistema de cálculo a través de las UBE (unidad de bebida estándar), donde cada UBE corresponde a 10 g de alcohol puro (etanol). Con este sistema se puede calcular de una forma rápida y sencilla la cantidad de gramos de alcohol consumidos en una semana, a través de esta tabla que, en función del tipo de bebida y de la cantidad de esta, se cuentan las UBE.

Tipo de bebidaVolumenUBE
Vino1 vaso (200ml)
1 litro
1
10
Cerveza1 caña (200ml)
1 litro
1
5
Ron / Whisky / Coñac1 copa (50 ml)
1 combinado (50 ml)
2
2
Jerez / Vermut / Cava1 copa (50 ml)
1 vermut (100 ml)
1
2

Existen unos límites de consumo de bajo riesgo, que no quiere decir que sean saludables, ni un objetivo a cumplir. De hecho, el único consumo seguro de alcohol es cero.

  • Para las mujeres son 10 gramos de alcohol al día, es decir, 1 UBE, y esto equivale a un chupito (40 % de alcohol, 30 ml) o media copa de vino (10% de alcohol, 125 ml) o una caña (5% de alcohol, 250 ml).
  • En los hombres la equivalencia es: dos chupitos (40% de alcohol, 60 ml) o una copa de vino (10% de alcohol, 125 ml) o una jarra de cerveza (5% de alcohol, 500 ml).

En definitiva, sería una cantidad igual o menor de 28 UBE a la semana en el caso de los hombres, y menor o igual a 17 UBE en las mujeres.

¿Qué se considera un consumo de riesgo?

  • Un consumo mayor a 28 UBE en hombres y un consumo mayor a 17 UBE en mujeres, a la semana.
  • Una ingesta de 5 UBE en 24 horas al menos una vez al mes, aunque el consumo semana sea inferior a los límites establecidos.
  • Y cualquier grado de consumo en: menores de 18 años, embarazo y lactancia, y en caso de antecedentes familiares de alcoholismo.

Cuando hablo de un consumo de 5 UBE en 24 horas, esto nos lleva a lo que se denomina consumo intensivo o binge drinking (atracón de bebida, en inglés), que no es más que la ingesta de grandes cantidades de alcohol concentradas en un espacio corto de tiempo. Curiosamente, esto se ve menos peligroso que un consumo diario o semanal, aunque las cantidades de alcohol consumidas pueden ser las mismas, pero en un tiempo infinitamente menor. Este tipo de consumo intensivo se asocia más a los fines de semana y a los más jóvenes, y es más común en mujeres que en hombres, cuando el consumo de alcohol es tradicionalmente más habitual en el género masculino.

Al contrario de cómo se percibe, el binge drinking tiene un mayor peso en los daños que produce el alcohol, frente al consumo total semanal. Es más común en ambos sexos con un poder adquisitivo mayor, mientras que el consumo diario o semanal se da por igual en ambos sexos, pero con un poder adquisitivo menor.

Para ser conscientes del consumo de alcohol real que se hace, lo que recomiendo es hacer un autoregistro de al menos una semana, apuntando cada ingesta de alcohol que se hace. Es cierto que en estas fechas el consumo suele ser mayor, pero quizás podemos establecer una media y de esta manera observar nuestro consumo, tomar conciencia y desde ahí hacer una reducción, si fuera necesario.

Puedes seguir a EL PAÍS Salud y Bienestar en Facebook, Twitter e Instagram.

Sobre la firma

Azahara Nieto

Dietista- nutricionista por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Trastornos del comportamiento alimentario TCA y obesidad por la Universidad Europea de Madrid, experta en alimentación vegetariana y vegana (ICNS)

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS