Las apps de

Nextdoor, tu nuevo vecino digital

El cofundador de Nextdoor Nirav Tolia apuesta por una tecnología impregnada de humanismo y diseñada para resolver los problemas de quienes tenemos más cerca.

Nirav Tolia (Filadelfia, 1971), cofundador de Nextdoor
Nirav Tolia (Filadelfia, 1971), cofundador de NextdoorJacobo Medrano

El éxito de Nirav Tolia (Filadelfia, 1971), cofundador de Nextdoor, representa el fiel retrato de cómo los inmigrantes han sido una pieza fundamental para que Silicon Valley sea un referente tecnológico. De padres indios, criado en Texas, licenciado por Stanford y con residencia ahora mismo en Italia, hace nueve años pensó que había llegado el momento de integrar a los habitantes de una misma ciudad bajo el paraguas de una app. “La solidaridad es el arte de superar el hecho de que, por nosotros mismos, somos incapaces de sacar el máximo partido a lo que nos rodea. Con nuestra startup queríamos facilitar el bienestar de familiares, vecinos, amigos o, simplemente, colegas”, explica Tolia.

Nextdoor funciona ya en 11 países, entre los que se cuenta España. En ellos se ofrece desde una valoración del restaurante de la esquina hasta particulares dispuestos a dejarte un poco de sal. Lo único que te pide la startup es que facilites tu nombre y dirección. Para los más temerosos de su seguridad, Tolia asegura que en su web no hay filtraciones. “Los usuarios mantienen conversaciones privadas y verificamos los datos que nos envían. A la gente le es indiferente si usamos inteligencia artificial o SaaS para encriptar la información, lo importante es que consigan sentirse cercanos a quienes tienen a su alrededor”, argumenta.

Una sociedad más unida

Tolia entiende que la tecnología es parte del progreso, que ha logrado milagros que en sus recuerdos de niño solo aparecían en dibujos animados como Los Supersónicos. “Está muy bien que el machine learning y un algoritmo ayuden a un trabajador, pero la pregunta que tenemos que hacernos es si de verdad mejoramos la sociedad o la dañamos de alguna forma”, reflexiona.

Deja la cuestión en el aire. No hay respuesta por su parte. Simplemente se refugia en la necesidad de contar con el humanismo para moldear una digitalización que no piense solo en máquinas y bytes. Para Tolia, que lucha por convertirse en nuestro vecino digital, hay una lección fundamental que cualquier emprendedor debe interiorizar cuanto antes: “Cuando empiezas una compañía, tienes un 99% de posibilidades de fracasar”, espeta.

Su locura le ha permitido ir en contra de los números. El optimismo antropológico que asegura definirle también ayuda. Dado que se dedica a conectar a personas, no duda de que el futuro tecnológico será brillante siempre y cuando se diseñe para la sociedad. “Aunque quizás haya épocas algo turbulentas, hay gente ahí fuera con el suficiente talento como para sacar todo el potencial innovador que tenemos”, concluye.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción