Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia intenta ridiculizar la investigación de la Audiencia Nacional sobre sus espías

Su embajada en España lanza un tuit tras revelar EL PAÍS nuevos viajes de supuestos agentes militares a Barcelona en 2016 y 2017

Impeachment a Donald Trump
Vladímir Putin, la semana pasada durante su conferencia anual de prensa. AFP

La Embajada de Rusia en España intentó este viernes ridiculizar la investigación abierta en la Audiencia Nacional por la presunta presencia en Cataluña de espías del Ejército ruso tras revelar EL PAÍS nuevos datos sobre los viajes a Barcelona de supuestos agentes de la Unidad 29155. “En relación con el incesante trabajo de los investigadores de EL PAÍS para descubrir el origen de la crisis catalana en Rusia, nos gustaría atraer su atención sobre un hecho revelador”, dicen en un tuit lanzado en el perfil oficial de la legación diplomática en España.

“Hay una coincidencia sospechosa: el número de la supuesta unidad rusa (…), 155, lo que en sí mismo crea una nueva realidad”, afirma con sarcasmo en referencia al artículo de la Constitución española que el Gobierno de Mariano Rajoy activó en octubre de 2017 para tomar el control de la Generalitat tras la declaración unilateral de independencia del Gobierno de Carles Puigdemont. “Entonces, a seguir esa pista”, concluyen con supuesta ironía.

Durante el ‘procés’

La Audiencia Nacional inició el pasado septiembre una investigación sobre la presencia de agentes de los servicios secretos rusos en Cataluña en momentos clave del procés. El caso fue clasificado como secreto por el juez Manuel García-Castellón y tiene como principal objetivo las supuestas actividades de los integrantes del grupo militar en España. Al menos tres de sus miembros fueron detectados en Cataluña entre noviembre de 2016 y diciembre de 2017, según los datos obtenidos por este diario junto a la red de periodistas de investigación Bellingcat y Civica Media, una fundación ligada a esta. Se trata del general Denís Serguéiev, alias Serguéi Fedótov, que se desplazó en dos ocasiones a Cataluña; y los agentes Alexey Kalinin y Mijaíl Opryshko.

Moscú ha negado repetidamente la presencia de sus agentes en los casos investigados por la inteligencia occidental. Desde su implicación en el envenenamiento en marzo de 2018 del ex espía ruso Serguéi Skripal en suelo británico, donde miembros de su servicio secreto militar (conocido como GRU) fueron identificados, al hackeo de la Agencia Mundial Antidopaje, con sede en Suiza. También se les han implicado con un intento de golpe de Estado en Montenegro, el intento de asesinato de un fabricante de armas búlgaro y una campaña de desestabilización en Moldavia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información