Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP recupera grandes ciudades gracias al tripartito con Vox y Cs

El PP resiste como líder indiscutible de la derecha gracias a sus acuerdos con Ciudadanos y Vox

Begoña Villacís y José Luis Martínez-Almeida, este viernes, tras el acuerdo para la alcaldía de Madrid. En vídeo, las primeras palabras de Martínez-Almeida tras ser investido.

La primera gran disputa en la larga batalla por la hegemonía de la derecha terminó este sábado con un vencedor claro: el PP. En un solo día, Ciudadanos, que hace solo un mes reivindicaba el liderazgo de la oposición y del bloque de la derecha, entregó ese título a la formación de Pablo Casado —que estuvo a punto de perderlo en las elecciones generales— y normalizó a la extrema derecha de Vox al usar sus votos para consolidar un tripartito de derechas que funcionó como un bloque sólido con muy pocas excepciones en el reparto del poder municipal.

Esta unidad entre la derecha y la extrema derecha hizo que el PSOE, que la noche electoral pensó que había obtenido un gran resultado, lograra solo un moderado avance. Una mejora opacada, además, por Madrid, la joya de la corona, que vuelve al bloque de la derecha con Vox como gran protagonista. El partido de Santiago Abascal asegura que en los próximos días se visualizará que ha obtenido “representación en todos los gobiernos y en todos los entes municipales”, algo que el grupo de Albert Rivera había intentado rebatir hasta ahora.

España era hasta diciembre de 2018 el único gran país de la Unión Europea sin extrema derecha en las instituciones. Eso se acabó. Cs y el PP han decidido apoyarse en Vox y no plantear el cordón sanitario que rige con este tipo de formaciones en países como Francia. El tripartito ya es clave en Andalucía. Y las tres formaciones pasan a serlo en Madrid y varias de las ciudades más importantes.

Después de un largo tira y afloja, Cs dio aire al PP, al que en teoría quiere sustituir como líder de la derecha, y le entregó la capital y otras 11 grandes ciudades. Además, le ha prometido presidir las tres autonomías en las que sus votos son imprescindibles: Madrid, Castilla y León y Murcia. A cambio, Cs solo ha logrado tres ayuntamientos de capitales de provincia: Palencia, Granada (en alternancia con el PP) y Badajoz.

Por el contrario, en los pocos casos en los que pactó con el PSOE, Ciudadanos logró mucho más: Melilla, su única presidencia autonómica —lo logró con un solo diputado, prueba del enorme margen que habría tenido si hubiera jugado en las dos bandas en toda España—, Ciudad Real y Albacete (en alternancia) y Alcobendas.

Ciudadanos argumenta en privado su decisión de mantenerse en el bloque de la derecha —salvo contadas excepciones— en que ahí es donde están la enorme mayoría de sus votantes, que en buena parte provienen del PP. Es ahí, sostienen fuentes del partido, donde está su crecimiento posible, como se vio en las elecciones generales. Esos electores, siempre según las mismas fuentes, no le perdonarían a la formación de Albert Rivera que ayudara a la izquierda a hacerse con el poder en instituciones clave.

Los números finales son rotundos. En las 80 ciudades clave —capitales de provincia y municipios de más de 100.000 habitantes— el PSOE ha pasado de 32 a 42 alcaldes pero solo ha crecido de 6,1 millones de habitantes gobernados a 7,7. El PP pierde 11 alcaldías y gana solo cuatro, pero estas últimas son grandes ciudades como Madrid o Zaragoza, lo que hace que pase de 4,2 millones de gobernados a casi siete, informa Daniele Grasso.

Lejos de este reparto entre los dos bloques a izquierda y derecha que han sustituido el bipartidismo por una especie de bibloquismo, en Barcelona se vivió una competición muy diferente: la que libra el independentismo contra el resto de los partidos catalanes. La unión puntual de tres grupos aparentemente enfrentados como el de los Comunes, el PSC, y el del exprimer ministro francés Manuel Valls, logró arrebatar la alcaldía al independentista Ernest Maragall y se la dio finalmente a Ada Colau, una de las pocas alcaldesas del cambio que resisten desde 2015, con José María González, Kichi, de Podemos, en Cádiz, y Joan Ribó en Valencia.

Si Valls hubiera hecho caso a Albert Rivera —se presentó en la lista de Cs— y hubiera votado en blanco como hicieron tres ediles de su grupo, Maragall se habría convertido en alcalde con la intención declarada de utilizar el simbólico ayuntamiento para ayudar a la causa independentista. Pero el exprimer ministro francés y otros dos ediles fieles rompieron esa disciplina y permitieron que Colau se hiciera con el bastón de mando. “Nos llaman equidistantes, pero no seré una alcaldesa independentista ni una alcaldesa antiindependentista, gobernaré para todos los barceloneses”, clamó Colau, en un pleno tenso, con manifestantes independentistas en la calle y la presencia del exconseller Joaquim Forn, que dejó la cárcel para asistir al pleno y tomar la palabra y volvió a la prisión al terminar el encuentro.

Forn, en un tono solemne y entre gritos de “llibertat, llibertat”, denunció que Colau era un “instrumento útil” de “una operación política dirigida por los poderosos”. Valls, que se estrenaba como regidor, le contestó que los “verdaderos poderosos” son los empresarios catalanes que “financiaban de manera ilegal el partido del señor Forn” —en referencia a Convergència— y ahora apoyan al independentismo.

También el País Vasco vivió ajeno a los dos bloques que dominan la política española. Allí, el PNV se hizo con las principales alcaldías, incluidas las tres capitales, gracias al pacto suscrito con los socialistas. En Pamplona, el PSOE se votó a sí mismo y permitió así que la coalición de derechas Navarra Suma arrebatara la alcaldía a Bildu. En Galicia, donde hay elecciones en 2020, el PP ya no tiene ninguna de las siete grandes ciudades.

En una jornada clave, que reparte el poder local de los 8.131 municipios en un solo día, hubo también sorpresas. En Burgos, una de las pocas alcaldías que había logrado Cs, Vox incumplió el pacto y el ayuntamiento fue para el PSOE. En Huesca, que también tenía que haber sido para los naranjas, finalmente se pactó que fuera para el PP pero un voto en blanco del que nadie se hace cargo —aunque todos apuntan a Cs— también dejó el bastón de mando en manos de los socialistas. Mucho movimiento, en fin, pero los bloques que marcarán la legislatura quedan más consolidados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información