Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pactos municipales en Andalucía, pendientes de los presupuestos y de Madrid

Ciudadanos insiste en no gobernar con Vox, pese a la reunión en la capital española, mientras el PSOE busca atraer a los naranjas en los municipios donde suman

pactos electorales andalucia
Toni Marín, Loles López y Elías Bendodo, los miembros del equipo negociador del PP.

La recta final para ultimar la composición de los Gobiernos municipales se acerca y en Andalucía los acuerdos están condicionados no solo por los postulados de máximos de las direcciones nacionales de los partidos sino por la aprobación de los presupuestos de la comunidad, los primeros que no serán socialistas. Unas cuentas que han sido utilizadas por el líder de Vox, Santiago Abascal, como moneda de cambio para futuras alianzas en otros territorios. En este escenario se reunieron el pasado viernes por primera vez los comités negociadores regionales de PP y Ciudadanos. Ambos buscan reeditar el tripartito andaluz, ejecutivos de coalición entre las dos fuerzas apoyados por Vox, en capitales de provincia importantes, como Granada o Jaén, donde esa ecuación les garantizaría el poder, pero se enfrentan a las exigencias de la extrema derecha que ya no se conforma con ser un mero sostén, sino con tener un hueco en la dirección de los consistorios. El PSOE, por su parte, que esta mañana se ha reunido con los de Rivera, busca el apoyo de este partido para gobernar en aquellos municipios donde sumen y los socialistas hayan sido la fuerza más votada.

Obedientes a las directrices nacionales, Vox exige negociar de igual a igual con Ciudadanos en los municipios y para la aprobación de los presupuestos. No les vale la fórmula andaluza, una opción que los de Albert Rivera, también siguiendo las pautas de la cúpula en Madrid, no contemplan. “Vox tendrá que decidir si apoyar un Gobierno de Cs y el PP o bien si va a dejar que gobierne la izquierda, ellos deciden, nosotros queremos la buena gobernabilidad de todos los municipios donde se dé esa situación”, aseguró el viernes Mar Hormigo, secretaria de Organización, senadora y parlamentaria andaluza por la formación naranja que encabeza la delegación de su partido en el comité regional de pactos. Una premisa que ha repetido tres días después y que no ha alterado la reunión este domingo entre los representantes de su partido y de Vox en la Asamblea de Madrid.

Hormigo ha circunscrito ese encuentro a la necesidad de "reunirse con todos para formar la Mesa del Parlamento", pero en las negociaciones que se desarrollaron en Andalucía, Ciudadanos consiguió evitar esa foto, puesto que fue el PP quien cedió uno de los puestos en este órgano de representación a la extrema derecha. El líder de los naranjas, Juan Marín, sí se reunió sin embargo con los de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, en una estación de tren para tratar de llegar a un acuerdo. Vox ha exido al Gobierno andaluz sentarse con ambos socios de gobierno. Ya no les vale el PP como único interlocutor. Es una premisa para levantar la enmienda a la totalidad de los presupuestos, pero de momento, Ciudadanos tampoco parece estar dispuesto a ceder. "No hay prevista una reunión con Vox de aquí al miércoles", ha enfatizado Hormigo.

Ciudadanos no se cierra a pactos con el PSOE, pero ha recalcado que su socio preferente es el PP. Este partido también se decanta por extrapolar la fórmula andaluza a los Ayuntamientos, pero es más laxo respecto a las negociaciones con Vox. Los socialistas no han tirado la toalla y mantienen unas esperanzas que pasan por atraer a los de Rivera, llegando a acuerdos formales que pasarían por ofrecerles entrar en los gobiernos municipales, acordar abstenciones o dejando gobernar a la lista más votada, aseguran fuentes de la formación. Las cábalas empezarán a confirmarse o deshacerse a partir de este miércoles, cuando finaliza el plazo para retirar las enmiendas.

Estas ecuaciones han complicado el horizonte de reeditar el tripartito en Granada y Jaén, única posibilidad de desbancar al PSOE, que en ambas capitales de provincia ha sido la fuerza más votada. En Granada, además de las estrategias nacionales y regionales en materia presupuestaria, se añade otro obstáculo de última hora: las desavenencias personales del aspirante popular, Sebastián Pérez, y el de extrema derecha, Onofre Miralles, quien ha advertido de que vetará la candidatura de Pérez. En Jaén, donde es necesario también la suma de las derechas (ocho del PP, cuatro de Cs y dos de Vox) para impedir un Gobierno municipal de PSOE, también están las negociaciones paradas a expensas de las instrucciones a nivel regional y nacional. En Córdoba, el candidato popular, José María Bellido, con nueve ediles, necesita el apoyo de Ciudadanos, con cinco, y de los dos de Vox para tener mayoría absoluta. Las reuniones entre los candidatos del PP y Cs en esa localidad están congeladas desde el pasado lunes a la espera de las directrices de Rivera.

Más fácil para el PP parece asegurar la alcaldía de Málaga, donde el acuerdo entre los populares y Ciudadanos permitiría al alcalde popular Francisco de la Torre, mantenerse como alcalde por quinto mandato consecutivo. En esas negociaciones los de Rivera han reclamado entrar en el Gobierno municipal, un requisito que el regidor “ve lógico” siempre que sea en proporción a la representación (14, PP y 2, Cs).

El PSOE busca sumar a Ciudadanos

No obstante, las negociaciones no han hecho más que empezar y el PSOE confía en alterar esos bloques de alianzas que, a priori, parecen más claros, atrayendo el apoyo de Ciudadanos, una opción que, de madurar, decantaría muchas de esas alcaldías del lado socialista y alteraría el tablero político andaluz. Hormigo, sin embargo, ha sido clara: en aquellos municipios donde Ciudadanos pueda sumar con PP y socialistas, apoyarán a los populares. Antes de entrar a la reunión esta mañana, el secretario de Organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo, ha recordado que en localidades como Granda, su partido ha sido la fuerza más votada, con más de 20.000 votos de diferencia. "Ciudadanos tiene la responsabilidad de demostrar que quiere dar estabilidad", ha señalado. Fuentes cercanas a ambos partidos admiten que hay margen para consolidar acuerdos en algunas localidades.

Una de ellas podría ser Puerto Real o Conil, en Cádiz, donde la suma de PSOE y Ciudadanos junto con la de otros partidos independientes podrían desbancar a Adelante Andalucía de la alcaldía. Una circunstancia que esta mañana ha denunciado el portavoz de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina. "Es muy fuerte que en Andalucía el PSOE siga con las políticas que le hicieron perder la Junta", ha señalado.

Todos estos movimientos están aún en ciernes y condicionados no solo a las directrices de las cúpulas nacionales, sino por el acuerdo de los presupuestos andaluces, pendientes del pulso que Vox está echando al Gobierno bipartito de la Junta. Su vicepresidente, Juan Marín, insinuó el viernes la posibilidad de que las cuentas de este ejercicio no lleguen a aprobarse: “Si no hay Presupuestos para este año, trabajaremos en los de 2020, y quizás sea más fácil llegar a acuerdo si ya está más relajado el ambiente electoral”, ha dicho en Granada. El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, se ha mostrado esta mañana confiado en conseguir convencer a Vox antes del miércoles, frente a su pesimismo del fin de semana. "No podemos estar en una competición interna, es una competencia absurda, y los ciudadanos están hartos de elecciones”, advirtió el sábado en El Rocío, pidiendo altura de miras a Vox, cuyos diputados solo seguirán las órdenes que les impongan desde Madrid.

De aquí al miércoles, que es cuando expira el plazo para levantar la enmienda a la totalidad, hay todavía margen para convencer a la extrema derecha. El portavoz y consejero de la presidencia, Elías Bendodo, ha reconocido “que hay un canal de comunicación abierta con Vox” y ha pedido “a las fuerzas del cambio que son tres, PP, Ciudadanos y Vox que no frustren la esperanza de cambio de los andaluces”. El encuentro de los líderes regionales de estas dos últimas formaciones en Madrid puede desatascar el bloqueo, si bien, los naranjas buscan desvincularse de las maniobras en esa comunidad. "Aquí no estamos por sillones, sino por políticas", ha señalado Hormigo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >