Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox anuncia una enmienda a la totalidad de los presupuestos andaluces

La formación de extrema derecha considera que las cuentas son una política continuista con la del PSOE

casado vox
El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández.

Vox, el partido necesario para sacar adelante los primeros presupuestos del Gobierno bipartito de PP y Ciudadanos de la Junta de Andalucía, ha anunciado este lunes que no apoyará las cuentas públicas de la comunidad. La formación de extrema derecha considera que estas cuentas son un "mero ejercicio de continuidad sobre lo que ya había". "Los podría haber presentado un Gobierno socialista perfectamente", ha señalado su portavoz parlamentario, Alejandro Hernández. La formación de extrema derecha tiene previsto presentar una enmienda a la totalidad por entender que no hay "cambios de política, solo de cifras" y que no cumple con el acuerdo de 37 puntos que firmaron con los populares para garantizar la investidura de Juan Manuel Moreno. "Se alejan [los presupuestos] de todo lo que se decía que se iba a hacer por parte del nuevo Gobierno", ha añadido Hernández.

Las nuevas cuentas contemplan un mantenimiento de los fondos de 4,2 millones para violencia de género, un incremento en más de un millón de euros para las políticas migratorias y una rebaja del 6,9% en el gasto destinado a Memoria Histórica. Vox ha eludido pronunciarse sobre partidas concretas que consideren que no se avienen al acuerdo firmado con el PP, para centrarse en las cuentas en su totalidad. "Todas las actividades y programas que no tienen interés claro público y social no serán apoyadas, pero no se trata de un programa en concreto, sino del proyecto en sí". Si la extrema derecha no se desdice, como ha hecho ya en otras ocasiones a lo largo de esta legislatura, su rechazo a las cuentas podría suponer el primer revés serio a la andadura del Gobierno de PP y Ciudadanos en Andalucía.

Los argumentos empleados por Vox para rechazar los presupuestos son similares a los que ha esgrimido esta mañana Adelante Andalucía, esto es, que son continuistas con los presentados en ejercicios anteriores por el PSOE. "Nuestro objetivo es que estos presupuestos no se aprueben", han señalado desde Vox. Su ultimátum, no obstante, no parece definitivo y sus diputados se han abierto a dialogar. "PP y Ciudadanos tendrán que negociar con nosotros para tener nuestro apoyo y tendrán que cumplir los acuerdos firmados", ha añadido Hernández. Para Vox ya no basta, sin embargo, con tener como interlocutor solo al PP, como ocurrió en diciembre durante el pacto de investidura. La fuerza de extrema derecha quiere sentarse con "el Gobierno, que está formado por dos partidos". Desde la formación apelan a que hay consejerías dirigidas por representantes del partido liderado por Albert Rivera, cuyas partidas presupuestarias también quieren modificar.

El veto inicial de Vox se produce horas después de que su candidata a la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, calificara de "papel mojado" la fórmula tripartita en Andalucía. Los diputados andaluces han defendido que desde que han llegado al Parlamento no han hecho sino cumplir con los 37 puntos que acordaron con el PP y siendo leales a sus votantes.  Han sido claros: "O reforman el presupuesto o que lo negocien con otro partido". La decisión de la formación de ultraderecha llega también en plenas negociaciones por la conformación de los Gobiernos locales: Ciudadanos ya ha advertido de que solo apoyará fórmulas a la andaluza, es decir, aquellas en las que Vox no imponga su intención de entrar en Gobiernos locales, una decisión que puede poner en peligro las opciones del PP de gobernar en Granada, Jaén y Córdoba, donde el apoyo de la extrema derecha es esencial para decantar la balanza a favor de los populares.

Este es el primer presupuesto presentado por un Gobierno de centro derecha en Andalucía en 37 años, después de que Juan Manuel Moreno fuese investido el pasado enero presidente de la Junta. Lo logró con los 26 diputados de su grupo, el PP, los 21 de Ciudadanos y los 12 de Vox. Sin embargo, las cuentas no hacen un guiño al partido ultra: la sanidad, la educación y la dependencia siguen siendo las principales apuestas.

En los primeros presupuestos también se mantienen las grandes cifras de la llamada administración paralela que tanto criticó y critican PP y Ciudadanos. Las cuentas para 2019 ascienden a 36.495,5 millones de euros, un 5% más que las de 2018, de los que 20.343 millones se destinan a gasto social, un incremento del 5,9% respecto del anterior ejercicio. El consejero de Hacienda, Juan Bravo, presentó la semana pasada las cuentas públicas en un marco de austeridad, bajo el que destacó el recorte en un 15% de las políticas de empleo de la Junta, en una comunidad que tiene siete puntos de paro más que la media española.

El proyecto de presupuestos no solo ha provocado el rechazo de Vox. La semana pasada, el PSOE y Adelante Andalucía ya se desmarcaron del borrador, con lo que PP y Cs necesitan a su socio de investidura para sacar adelante las cuentas. Hasta este jueves hay plazo para presentar enmiendas a la totalidad. Adelante Andalucía ha anunciado que interpondrá la suya y el PSOE lo ha insinuado. Para que alguna prospere necesitaróa apoyo de la mayoría. De lo contrario, seguiría adelante la votación de las cuentas con la tramitación de enmiendas parciales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información