Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un comisario declara que robó documentos a Bárcenas para el ‘número dos’ de Interior

García Castaño, 'El Gordo', detalla al juez que entregó al entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, un pendrive con datos sustraídos al extesorero

El comisario Enrique García Castaño, alias 'El Gordo', en la Audiencia Nacional.
El comisario Enrique García Castaño, alias 'El Gordo', en la Audiencia Nacional.

El comisario Enrique García Castaño, El Gordo, aseguró este martes al juez que Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad cuando el popular Jorge Fernández Díaz era ministro del Interior, estaba al tanto de la Operación Kitchen, montada en 2013 por la policía patriótica para espiar a Luis Bárcenas tras estallar el escándalo de la contabilidad paralela del PP. García Castaño declaró que entregó a Martínez un pendrive con información extraída de los móviles del extesorero popular gracias a su chófer, confidente policial. El comisario detalló la identidad de agentes que participaron en la operación.

Imputado en varias de las 10 piezas en las que se divide el sumario en el que se están investigando las actividades presuntamente irregulares del comisario jubilado José Manuel Villarejo, García Castaño había pedido el 30 de abril declarar de nuevo en la llamada pieza Kitchen, después de que en su anterior comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, realizada el 26 de marzo, pidiese tiempo para “recabar nombres y circunstancias, que por el paso de los años no disponía en ese momento”, sobre el espionaje a Bárcenas.

Fuentes jurídicas señalan que García Castaño —a quien la investigación sitúa dentro de una “organización criminal” por su colaboración con Villarejo— detalló ayer varias de las actuaciones de agentes de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, que él mismo dirigía. El Gordo ya había admitido que encargó a sus subordinados controlar a personas del entorno del extesorero del PP por orden del entonces número dos de la Policía Nacional, el comisario Eugenio Pino, el supuesto muñidor de la llamada brigada patriótica.

Sin embargo, en esta última declaración fue más allá y explicó que una de esas actuaciones fue obtener el contenido de varios dispositivos móviles que utilizaba el extesorero. Para ello, aseguró que se valió de la presunta colaboración Sergio Ríos, entonces chófer de Bárcenas y a quien Interior pagaba mensualmente 2.000 euros de los fondos reservados. García Castaño no solo detalló cuándo y dónde —en una cafetería— le entregó esa información, sino que explicó que a aquella cita acudió con dos de sus subordinados en la UCAO, cuyas identidades facilitó para que el juez pueda llamarlos a corroborar su versión.

No es la primera vez que Martínez se ve salpicado por la Operación Kitchen. En una declaración anterior, el propio García Castaño ya aseguró que el número dos de Interior estaba informado de la puesta en marcha del operativo, del que nunca se informó ni al juez que en aquel momento instruía el caso Gürtel, Pablo Ruz, ni a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), encargada de investigarlo.

Además, la firma de Martínez ha aparecido en documentos confidenciales recientemente desclasificados por el Gobierno en los que autorizaba los pagos con fondos reservados a los confidentes que colaboraban en el espionaje a Bárcenas, entre ellos el chófer. Aforado en su condición de diputado del PP hasta la disolución de las Cortes por el adelanto electoral, el ex secretario de Estado fue excluido de las listas populares al igual que los otros dos integrantes de la cúpula de Interior salpicados por el escándalo, Ignacio Cosidó y Fernández Díaz. Martínez siempre ha negado cualquier implicación en irregularidades.

Kitchen es una de las 10 piezas abiertas que se conocen hasta ahora de la instrucción del caso Villarejo, que permanece secreta parcialmente. En ella, además de García Castaño y Villarejo están imputados el comisario Pino y otros cuatro policías a los que se vincula con la brigada patriótica: los comisarios Andrés Gómez Gordo y Marcelino Martín Blas, y los inspectores jefe José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díez Sevillano. En esta pieza también es investigado Sergio Ríos, el entonces chófer de Barcenas y hoy agente de la Policía Nacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información