Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La victoria de Carmena en Madrid pende de un hilo

La alcaldesa resultaría elegida con apoyo del PSOE, pero el margen es muy estrecho. Todo depende de la última semana

Todo está abierto en Madrid a una semana de las elecciones del 26 de mayo. La alcaldesa, Manuela Carmena, podría revalidar su mandato con el apoyo del PSOE, según la encuesta de 40dB. para EL PAÍS. Los resultados son tan ajustados, sin embargo, que el escenario podría dar un giro en la última semana de campaña y que la suma de la derecha acabe gobernando el Palacio de Cibeles. Los candidatos se enfrentan a unos días decisivos para inclinar la balanza a uno u otro lado.

La mayoría en el Ayuntamiento se sitúa en 29 escaños. El bloque de la izquierda en la capital oscilaría, según el sondeo, entre 29 y 30 concejales —21-22 de Más Madrid y ocho de PSOE— y una estimación de voto conjunta del 49,2%. El de la derecha se movería en una horquilla de 27 y 28 ediles —con 11-12 para PP, 12 para Ciudadanos y cuatro para Vox—, y un porcentaje del 45,8. En las generales del 28 de abril, el PSOE ganó en Madrid por primera vez desde 1986, pero la suma de la derecha (53,58%) superó en 10 puntos a la izquierda (43,55%).

A pesar de esas oscilaciones, la encuesta arroja algunos datos contundentes. Manuela Carmena sería la vencedora en estas elecciones, con el grupo municipal más numeroso —sumaría dos concejales— y una estimación del voto del 35,2%. El PP certificaría su hundimiento en la capital y el peor resultado de su historia, y podría perder casi la mitad de sus concejales. Ciudadanos sería el partido que más crece en Madrid —pasaría de siete a 12 concejales—, y podría lograr el sorpasso al PP. La ultraderecha irrumpiría con hasta cuatro concejales y Madrid en Pie Municipalista, el partido surgido a la izquierda de Ahora Madrid, no superaría el umbral del 5% para lograr representación, con un 1,3% de intención directa de voto.

El liderazgo de Carmena, que en estas elecciones ha prescindido de las siglas de cualquier partido, atrae a votantes tanto de PSOE como de Unidas Podemos. Entre quienes votaron a Pedro Sánchez en las generales, un 39,1% se mantiene fiel y votará a Pepu Hernández, el candidato socialista a la alcaldía, pero un 44,8% cambiará su papeleta por la de Más Madrid. El 11,8% de estos votantes aún no ha decidido a quién votará.

La ruptura entre la alcaldesa y Pablo Iglesias no le penaliza, como tampoco la división interna de Ahora Madrid. Una abrumadora mayoría, el 79,8% de quienes apoyaron a Unidas Podemos el 28-A, votaría a Más Madrid, mientras solo el 6,4% de estos se decantaría por Madrid en Pie Municipalista. Carmena también seduciría al 5,5% de los votantes de Albert Rivera.

Debacle del PP

Con una marca en declive, el PP de José Luis Martínez-Almeida repetiría en Madrid el batacazo de abril de Pablo Casado. Pasaría, según el sondeo, de ser la primera fuerza en 2015, cuando obtuvo el 34,55% de los votos, a la tercera posición, con un 19,1% de estimación de voto. La fuga de apoyos que experimentó en las generales se repetiría en mayo. Un mes después, el 16,4% de quienes votaron a Casado se decantaría ahora por Begoña Villacís, la candidata de Ciudadanos a la alcaldía, y un 6,4% votaría a Vox. El 17,2% permanece indeciso.

Villacís, que este viernes se retiró del día a día de la campaña para dar a luz a su tercera hija, lograría sobrepasar al PP y al PSOE, con un 20% de estimación de voto. Son 8,59 puntos más que en 2015, que le vienen del PP y del 12,8% de los que votaron al PSOE en aquellas municipales.

La victoria socialista en las generales no tendría eco en la capital, donde hace 30 años del último gobierno del PSOE. Hernández no lograría auparse al tirón de Sánchez, que apostó por el ex seleccionador nacional de baloncesto tras varias negativas en su partido. El PSOE perdería más de un punto de estimación de voto (de 15,28% de 2015 a 14%) y un concejal, y se convertiría en la cuarta fuerza en Cibeles.

La extrema derecha, de la mano de Javier Ortega Smith, pesca votos sobre todo de PP. Si en las elecciones de 2015 se quedó con el 0,6% y no entró en el Ayuntamiento, ahora lograría el 6,7%, gracias a los apoyos de un 15,6% de quienes entonces votaron a los populares y un 6,6% de los de Ciudadanos.

La movilización va a ser tan decisiva el próximo domingo como lo fue en abril. Pero también lo que ocurra en el tramo final de la campaña, con un sprint de vértigo. El sondeo, que se realizó online a 801 personas entre el 3 y el 9 de mayo, recoge que uno de cada cuatro encuestados no sabía o no quería contestar a quién votará. Ese 25,7% tiene en su mano inclinar el resultado a un lado u otro.

El candidato del PP es de los menos conocidos en la capital

El candidato del PP, portavoz del Grupo Municipal Popular tras la dimisión de Esperanza Aguirre en 2017, tiene una dificultad en estos comicios: es el segundo candidato menos conocido. Después de Carlos Sánchez Mato, de Madrid en Pie Municipalista, al que reconocen el 57,4% de los encuestados, a José Luis Martínez-Almeida solo le identifica el 63,2%. Hasta el aspirante de Vox, Javier Ortega Smith, le supera, con un 66,2% de conocimiento.

A la alcaldesa de Madrid la conoce el 99,1% de los encuestados, que le dan una nota de 3,2 sobre 5, la más alta de los aspirantes que optan a la alcaldía el próximo domingo. El 46,9% de la población general considera que su gestión y la de su equipo estos cuatro años al frente del Ayuntamiento ha sido buena o muy buena, frente al 27,2% que la tilda de mala o muy mala y el 21,8% que la califica como regular. La buena valoración no procede solamente de sus simpatizantes. El 51,8% de los votantes del PSOE también aprueba su mandato.

Después de Manuela Carmena, la candidata mejor valorada (2,9) es Begoña Villacís, de Ciudadanos, seguida de cerca por Pepu Hernández (PSOE), que obtiene una nota de 2,8. Almeida y Mato empatan con 2,5 puntos. La peor calificación la recibe Ortega Smith, con un 2,2.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información