Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La abuela Manuela y su niño Errejón

El partido expone su programa en clave verde en un mitin en el Manzanares

Carmena y Errejón, ayer a orillas del Manzanares.
Carmena y Errejón, ayer a orillas del Manzanares.

Íñigo Errejón se levantó con su libreta roja y agarró el micrófono. Dijo que para el acto en clave verde de Más Madrid este lunes había tenido que estudiar y decidió apoyarse en algunos apuntes. Por poco tiempo. Bastó una mirada alrededor y hacer inventario de asistentes. Se sentían todos en familia, entre bebés apenas llorones, niños nada alborotadores, gais abanderados con la enseña arco iris y jubilatas que despedían ese brillo en los ojos con que dar una última oportunidad a la revolución. Cuando volvimos la vista sobre el escenario, comprobamos que el nuevo gran mesías cool del progresismo ya no necesitaba mirar sus notas.

El candidato regional dejó el cuaderno sobre el brazo del sofá chéster marrón y se lanzó a por votos para los suyos mientras el polen tomaba Madrid Río y los árboles atemperaban la solanera. El tema del día se centró en el ecologismo. Con Errejón y Manuela Carmena como cabezas de cartel. Les acompañaban en los asientos la veterana Inés Sabanés, un Héctor Tejero novato, recién salido del laboratorio que dejó con contrato fijo en su investigación contra el cáncer para enrolarse con Más Madrid y María Pastor, de Equo.

Eligieron la parte trasera de la Ermita de la Virgen del Puerto. En el vértice entre los jardines de Sabatini y el puente de Segovia, montaron un escenario discreto, donde las torres de sonido se comían a veces los carteles del fondo y las escasas subidas de tono chirriaban entre cierta voluntad de moderación. Ninguno se llegó a recostar sobre los dos cómodos muebles de salón hypster reciclado. Los cinco mantenían una actitud de tensa espera, que contrastaba con la tarde campestre de los correligionarios, muy de abanico y ponerse a resguardo del primer calentón del año.

Todo despedía un espíritu de fe espontánea y sin etiquetas en lo anti convencional. De diversidad, integración de razas, géneros y alternativas necesitadas de voluntariado. A la vez, parecía una merienda en la que hijos, padres y yayos, corretean juntos en pos de un sueño sin fecha de caducidad. Una tribu intergeneracional personificada como nadie en el tándem más extraño y tierno de esta contienda: la abuela Manuela y su niño bonito. Ambos son un David de dos cabezas contra múltiples Goliat.

Casi nadie parecía haber llegado en coche. Daban así la razón a Inés Sabanés, que al liderar en gran parte Madrid Central como concejala, ha declarado la guerra contra lo que ella llama carbonización. Errejón marcó los ejes del discurso. Ecologismo, sí, pero sobre todo, decencia en la gestión, pedradas a los privilegiados, escupitajos a los corruptos y la reivindicación de un cambio de rumbo: una región donde se defiendan a saco las reservas naturales pero en la que no impere la ley de la selva.

Y un cierre de filas en que se exige compromiso con deberes para los asistentes: “Cada uno de vosotros tenéis que lograr 10 votos”. Con esa progresión geométrica, en cada mitin, Errejón quiere darle una patada a su nulo presupuesto de campaña y a las barreras que le pone la Junta Electoral. “No nos dejan colgar carteles en las farolas pero tenemos vuestros balcones”.

Una vez movilizados con la adrenalina errejonista, Carmena tomó la palabra para aportar su toque de serenidad. Juegan a un yin y yan que converge en su propio túnel del tiempo. “Vengo a rendir cuentas”, dice la alcaldesa. Ella se ciñe a un guion nada teórico y muy efectivo en torno a lo que más le avala: ¿Quién se acuerda de la corrupción? “Vine a ofrecer una Administración limpia y sencilla. Hoy, a las empresas que actúan para el Ayuntamiento, no se les pide nada porque no hay nada que pedir. Hemos demostrado que se puede ser honesto en política”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información