Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL PROCÉS

Desconocidos vuelven a realizar pintadas en la casa del juez Llarena en Barcelona

El juez instructor del caso del procés se ha trasladado a vivir a Madrid con su familia y se les ha puesto escolta policial

Pintada aparecida este domingo en el domicilio del juez Llarena en Sant Cugat. Ampliar foto
Pintada aparecida este domingo en el domicilio del juez Llarena en Sant Cugat.

Nuevas pintadas insultantes contra el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena en su domicilio de Sant Cugat del Vallés (Barcelona). La escalera del inmueble de vecinos donde tiene su propiedad el juez instructor del caso del procés ha vuelto a amanecer con un grafiti donde se lee “Llarena FDP”, siglas en catalán de “fill de puta (hijo de puta)”, según han informado fuentes judiciales. El muro del edificio también ha sido decorado con un lazo rojo esta noche por personas desconocidas. El ataque a la propiedad del magistrado coincide con la manifestación celebrada ayer en Madrid por el independentismo para protestar contra el juicio por rebelión, sedición y malversación contra los líderes de la tentativa independentista catalana.

La pintada de “Llarena FDP” estaba escrita en dos colores, a modo de juego de palabras. Las letras “Llar”, que en catalán significa “hogar”, iban pintadas en amarillo fluorescente, y el resto en rojo.

Los señalamientos en propiedades del juez instructor del sumario en el Supremo contra los líderes políticos y sociales independentistas han sido una constante desde que este asumió el caso. En noviembre de 2018, miembros encapuchados de Arran, organización juvenil vinculada a la CUP, lanzaron cubos de pintura amarilla –color que el independentismo ha elegido para exigir la libertad de los políticos presos- contra la puerta de la casa de Llarena en Sant Cugat. Los atacantes grabaron la acción en vídeo y lo colgaron en las redes sociales. Los Mossos d’Esquadra abrieron una investigación para descubrir a los autores del acto de acoso al magistrado, pero de momento no han obtenido resultados. Las pintadas fueron limpiadas por voluntarios contrarios al indepensentismos que acudieron a la casa del juez ocultando el rostro con máscaras de Dalí.

En el mes de marzo anterior, Arran pintó las aceras de una segunda residencia que la familia de Llarena posee en Das, un pueblo del pirineo gerundense. “Llarena fascista. Ni en Das ni en ningún sitio” o “Te esperamos”, “Llarena prevaricador”, “Los Países Catalanes serán tu infierno”, se podía leer en el suelo.

El hostigamiento al magistrado y a su familia se ha producido también en las redes sociales. Una mujer ha sido investigada por la Fiscalía y será juzgada por amenazas por difundir la dirección del domicilio de Llarena y su esposa, Gema Espinosa, directora de la Escuela Judicial, en Sant Cugat para amenazarles: “Hay que difundirlo porque han de saber que no podrán ir por la calle a partir de ahora”, escribió.

Llarena y su familia han establecido ahora su residencia en Madrid, y sus miembros disponen de escolta policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >