Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beatriz Paesa asegura que Juan Cotino le llevó 640.000 euros en metálico a Luxemburgo

El exdirigente del PP transportó presuntamente el dinero cuando era director general de la Policía

Juan Cotino, en 2018, a su llegada a declarar ante la Guardia Civil por el 'caso Erial'.
Juan Cotino, en 2018, a su llegada a declarar ante la Guardia Civil por el 'caso Erial'.

Beatriz García Paesa, sobrina del exespía Francisco Paesa, declaró el 18 de enero ante la juez Isabel Rodríguez, instructora del caso Erial, que en enero de 2001 Juan Cotino, entonces director general de la Policía en el Gobierno de José María Aznar, le llevó "seiscientos cuarenta y pico mil euros" en efectivo a Luxemburgo para constituir dos sociedades, Imison International y Fenix Investments. Las mercantiles fueron utilizadas después para pagar presuntamente sobornos al exministro del PP Eduardo Zaplana por dos jugosas adjudicaciones al grupo empresarial de la familia Cotino. Ambos contratos públicos fueron cocinados durante la etapa en que Zaplana presidió la Generalitat valenciana (1995-2002). Tanto el exministro como Juan Cotino, imputados en la causa, han negado haber cometido delitos.

La colaboración con la justicia de los blanqueadores de las mordidas supuestamente cobradas por Zaplana han situado en una delicadísima situación a los acusados del caso Erial. El abogado uruguayo Fernando Belhot ha declarado que Zaplana era el verdadero propietario de casi ocho millones de euros que él movió por varios países a través de sociedades opacas. Y que él hacía entregas regulares de fondos en efectivo al exministro en España utilizando como intermediaria a la que ha sido toda la vida la secretaria de Zaplana, Mitsouko Henríquez.

Acuerdo de Belhot con la Fiscalía

Belhot hizo la declaración por videoconferencia desde Montevideo después de llegar a un acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción. Los investigadores habían solicitado inicialmente que fuera detenido en Uruguay para ser extraditado a España.

Su declaración y la de la sobrina del exespía Paesa no debían haberse entregado ayer a las partes, porque algunas de las líneas que abre están siendo investigadas, pero se entregaron por error a los letrados de las partes personadas en la causa.

La agenda de García Paesa

García Paesa ha confirmado los indicios reunidos en el sumario sobre la estructura societaria que los Cotino crearon en Luxemburgo y utilizaron presuntamente para pagar los sobornos a Zaplana. Ella misma creó las empresas con el dinero que le llevó Juan Cotino y se reunió con frecuencia a lo largo de los años con su sobrino Vicente Cotino así como con dos presuntos testaferros del exministro, Juan Francisco García, que había sido jefe de gabinete de Zaplana, y Joaquín Miguel Barceló, antiguo directivo del parque temático de Benidorm Terra Mítica.

La sobrina del exespía español anotaba en su agenda, que mostró a la juez Rodríguez, todas las reuniones que mantenía.

La declaración de García Paesa corroboró la tesis de la Fiscalía y de la Guardia Civil, según la cual los Cotino crearon las mercantiles en Luxemburgo, inyectaron en ellas 8,6 millones mediante una serie de compraventas societarias y, finalmente, dieron el pase a los presuntos testaferros de Zaplana, que se convirtieron en los titulares de ambas.

Acciones de Cisco

García Paesa fue sustituida por Belhot, el cual, según declaró la abogada, realizaba un "trabajo idéntico" al suyo. La declaración de Belhot permite conocer cómo, después de ser presentados "por otros conocidos", él convenció en 2009 a Zaplana y a sus presuntos cómplices Barceló y el asesor fiscal Francisco Grau para que dejaran el viejo continente y llevaran sus fondos a Sudamérica. Les indicó "que no le parecía la más adecuada la estructura luxemburguesa para lo que ellos buscaban, ya que era una jurisdicción cara, pudiendo ser la de Uruguay más barata y adecuada". "En el orden interno Uruguay tenía un secreto bancario muy fuerte, en ese momento" y "la evasión fiscal no era delito", señaló en su declaración ante el juez.

Ambos tejedores de estructuras societarias, García Paesa y Belhot, se reunieron en Madrid en 2010 para culminar la transición. El objetivo consistía en trasladar los 7,9 millones que tenía la sociedad Imison International a dos mercantiles uruguayas, Misnely y Disfey. Y para hacerlo se eligió una ruta intrincada. Imison trasmitió el dinero a una "sociedad de gestión de cartera holandesa" llamada Natland. Esta invirtió los fondos en acciones de la compañía tecnológica norteamericana Cisco System Inc. Y una vez que la sociedad luxemburguesa fue liquidada, las participaciones en la compañía tecnológica norteamericana fueron transmitidas a las dos sociedades que para entonces eran accionistas de Imison, las uruguayas Disfey y Misnely.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información