Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas, a Puigdemont en Waterloo: “Si tuviera dignidad estaría dando la cara en España”

La líder de Ciudadanos en Cataluña realizó una breve intervención de 10 minutos ante la casa del 'expresident'

Inés Arrimadas interviene ante la denominada Casa de la República de Waterloo, este domingo.

No hubo cara a cara. Inés Arrimadas llegó a la denominada Casa de la República de Waterloo en torno a las 11.20 de la mañana del domingo, se colocó en la explanada de césped situada frente a la vivienda sin apenas mirar al inmueble y posó junto a los diputados de su grupo en el Parlamento catalán ante una pancarta en la que se leía: "¡La república no existe, Puigdemont!". Diez minutos después abandonó la zona de vuelta a Bruselas. Mientras hablaba, Josep María Matamala, el inseparable empresario que acompaña al expresident, tomaba fotografías desde la ventana superior. En un momento dado, la puerta de la casa se abrió. No apareció Puigdemont. En realidad nadie se asomó. Pero permaneció abierta hasta que Arrimadas terminó su intervención. Era la escenificación de la invitación al diálogo que Puigdemont remitió a Arrimadas hasta última hora sin conseguirlo.

En el breve tiempo que estuvo apostada ante la casa, la todavía jefa de la oposición en Cataluña contrapuso su discurso de combate frontal al independentismo con las concesiones que, a su juicio, ha hecho el Gobierno de Pedro Sánchez al secesionismo. "Nosotros le decimos que se entregue a la justicia, no venimos con intermediarios a negociar los Presupuestos Generales del Estado como ha hecho el Gobierno de España", criticó. Arrimadas apuntó a la vivienda como símbolo de la degradación del independentismo. “Queremos decirle al separatismo que deje de abrir chiringuitos como este por todo el mundo y abra el Parlament con normalidad”, atacó.

Ante las críticas recibidas por recorrer los 1.500 kilómetros que separan Madrid de Waterloo sin intención de dialogar, Arrimadas reivindicó su derecho a presentarse en el lugar de Europa que estime conveniente. Y a poco más de dos meses de las elecciones, quiso teatralizar el derroche de recursos del nacionalismo con la suntuosa casa como decorado de fondo. "Esta casa, en el imaginario separatista, es la sede de una república independiente, y eso es una falacia, una mentira, esta propaganda separatista se está pagando con dinero público, y con dinero público se está ayudando a fugados separatistas a que tengan una vidorra por Europa", argumentó. El independentismo ha negado esa acusación repetidas veces: afirman que el dinero proviene únicamente de donaciones.

En un acto altamente simbólico, Arrimadas exhibió, sin pretenderlo expresamente, la distancia sideral que separa a dos partes de la sociedad catalana, incapaces de avanzar unos metros para mantener una breve conversación ante un café. Puigdemont explotó en los días previos ese rechazo a verle invitándola públicamente, con insistencia, a entrar y charlar con él, presentándose así como adalid del diálogo. Este domingo, en el interior de la mansión, hubo movimientos esporádicos de cortinas. Imposible saber si el expresidente catalán observaba a su rival entre bambalinas.

Como estaba cantado, Arrimadas no cedió. El objetivo de su visita no era tender ningún puente, sino apuntar con el dedo. El último miembro de Ciudadanos que entró por esa puerta, la eurodiputada Carolina Punset, acabó expulsada del partido por reunirse con el expresidente. Y la líder naranja insistió en que no es con ella con quien debe hablar, sino con los jueces."Si este señor tuviera un mínimo ápice de dignidad estaría dando la cara en España ante los tribunales por todas las fechorías que ha hecho, y sobre todo por romper la convivencia en Cataluña", reprochó la política jerezana.

Imagen de la puerta abierta en la Casa de la República.
Imagen de la puerta abierta en la Casa de la República.

Arrimadas se arrogó la representación de los constitucionalistas abandonados por el Gobierno de Pedro Sánchez, y criticó a este por seguir manteniendo a Quim Torra, presidente de la Generalitat, como interlocutor, lo que en su opinión equivale a situar a Puigdemont en una posición privilegiada. "Ciudadanos hace lo que el Gobierno no hace, tratarlo como a un fugado de la justicia, no como a un jefe de Estado de un país independiente".

La soleada mañana de domingo, poco habitual en estas fechas, propició que Arrimadas no estuviera sola en Waterloo. Un pequeño grupo de manifestantes desplegó banderas españolas a la puerta de la casa para expresar su rechazo a Puigdemont. Bajo la mirada atenta de la policía avisada por los vecinos por el ruido del acto y de las cámaras de seguridad controladas por los escoltas de Puigdemont, se fotografiaron ante la vivienda y escucharon a Arrimadas. "Hemos venido a intentar que este señor entienda que tiene que volver a España", dijo Francisco José Martínez, alicantino de 40 años afincado en Bruselas. Afirma haber acudido a la puerta a protestar "cinco o seis veces".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información