Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La casa de Puigdemont: un tranquilo barrio de ricos cercano a Bruselas

Una de las inmobiliarias confirma que la vivienda se alquiló a un español hace pocos días

Un coche de policía pasa junto a la supuesta casa alquilada por Puigdemont, este viernes.

Silencio sepulcral. El tiempo aparenta estar detenido. Algunos vecinos aparecen esporádicamente paseando el perro en una mañana fría —otra más— en el corazón de Valonia. Y en el centro de la quietud, una casa, el número 34 de la avenue de l'Avocat —la avenida del abogado—, aparentemente vacía. Nadie abre la puerta al llamar al timbre, aunque la chimenea expulsa humo blanco como si la calefacción trabajara a pleno rendimiento. Es la nueva vivienda elegida por Carles Puigdemont para establecerse en Bélgica, concretamente en Waterloo, a 20 kilómetros de Bruselas. Al menos así lo asegura una información del diario belga L'Echo, confirmada este viernes por la alcaldesa del municipio, Florence Reuter, quien dijo haber sido informada de ello por vecinos y policía, pero no haber recibido "ninguna petición de empadronamiento".

La mansión cuenta con 550 metros cuadrados, seis habitaciones, tres baños, sauna, garaje para cuatro coches y una gran terraza de 100 metros cuadrados que da a un jardín de 1.000 metros cuadrados. Todo por 4.400 euros mensuales. Una factura que, en medio de la opacidad con la que el expresident se mueve en Bélgica, nadie sabe a ciencia cierta quién abona. Varias inmobiliarias ofrecían la casa hasta hace poco. Una de ellas, Victoire, asegura a este diario que la operación se cerró hace unos días, y que el nuevo inquilino es español, sin querer concretar su nombre. Según la prensa local, los trámites los realizó el inseparable amigo empresario de Puigdemont, Josep María Matamala, pero desde la compañía que firmó el contrato, Immo Dussart, evitan hacer comentarios al respecto desplegando una ambigüedad que da que pensar ante lo sencillo que sería desmentir una noticia errónea.

Para la inmobiliaria, la publicación de la ubicación donde el expresident supuestamente habría planeado pasar su retiro belga puede no haber sido lo mejor para sus intereses: después de 90 días de eludir el foco de las cámaras, sumergido en las sombras de la discreción, cuesta imaginar que Puigdemont se mudará a un lugar por todos conocido. Pero una vez cerrado el trato, que contempla una fianza de dos meses, dar marcha atrás le saldría caro: concretamente por 8.800 euros.

El equipo de Puigdemont en Bruselas guarda por ahora silencio. De confirmarse su intención de trasladarse a la ciudad en que Napoleón fue derrotado, significaría toda una declaración de intenciones: pese a flirtear con la idea de volver al Parlament para ser investido como president, nadie descarta que trate de evitar a la justicia quedándose una larga temporada en Bélgica. Así lo indicaría el cambio de la temporalidad del hotel Husa President, propiedad del expresidente del Barcelona Joan Gaspart, donde según la televisión belga vivía en una suite, a la comodidad inherente a la casa propia, sin el halo impersonal de los hoteles. Esa parece también la intención de otros de los huidos, Antoni Comín, establecido en Lovaina, y la exconsejera Meritxell Serret, que ha cambiado de domicilio para alojarse en uno más económico.

Momento en que dos empleadas de la inmobiliaria cierran el acceso a la casa.
Momento en que dos empleadas de la inmobiliaria cierran el acceso a la casa.

Sin noticias aún sobre su empadronamiento en Bélgica, obligatorio una vez transcurridos tres meses de estancia en el país, la búsqueda de casa es quizá el mayor síntoma conocido hasta ahora sobre su renuncia definitiva a hacer la maleta y regresar a España. Y supondría confirmar la declaración de rendición que ya esbozó en los mensajes enviados al exconseller Comín. "El plan de Moncloa triunfa. Solo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no, el ridículo histórico, es histórico...".

La posibilidad de saludar por las mañanas al vecino Puigdemont despierta reacciones encontradas en la zona. Christiane, jubilada, camina junto a su perro. Hasta ahora desconocía la intención del político catalán de mudarse cerca de ella, pero la idea no le seduce. "Bélgica está haciendo el ridículo porque ya tenemos demasiados problemas, y los problemas de España se tienen que resolver en España, no aquí. Contra este señor no tengo nada. Ni contra Cataluña ni contra España, pero si no lo quieren aguantar en su país, ¿por qué tenemos que hacerlo nosotros?". Otros, en cambio, no ven con malos ojos su incorporación a la comunidad. Pierre vive con su novia desde hace pocos meses en este lujoso barrio de Waterloo. "Va a ser bien recibido, esta zona es tranquila. No me molesta que venga, lo trataremos como a un vecino más", afirma. Ha oído la noticia en la radio esta mañana, pero aun así, cuando ha visto las cámaras junto a la casa, ha pensado que se estaba rodando una película. "Si viene el barrio tendrá más animación mediática, esto es muy tranquilo", dice dándole la bienvenida al fin del aburrimiento.

Lo cierto es que la avenue de l'Avocat está lejos de ser un foco de animación. Los que allí viven lo describen como un tranquilo refugio de funcionarios, diplomáticos y jugadores del equipo de fútbol del Anderlecht. Gente de dinero que trabaja en Bruselas y escapa del tráfico infernal de la capital belga en este idílico paraje del sur de Bruselas, emplazado entre zonas ajardinadas y muy cerca de enormes extensiones boscosas. La llegada de periodistas ha roto este viernes esa calma. Cuatro coches de policía se presentaron en la casa en un momento de la mañana para pedir que aparcaran los vehículos en otra zona, y dos trabajadoras de la inmobiliaria colocaron conos y una barrera para impedir el paso, antes libre hasta la misma puerta.

La noticia de la próxima venida de Puigdemont ha actuado también como imán de curiosos. Un coche se detuvo frente a la puerta unos instantes. Su conductor, catalán, está de paso en la zona y solo ha venido a ver la casa por curiosidad. No es el único español que circula por el lugar. Un vecino asturiano con más de 40 años viviendo en Waterloo también se acerca. Sabía que el dueño y su hijo habían estado haciendo reformas, pero desconocía que se había alquilado. Aún mantiene la incredulidad sobre la posibilidad de que un día, si necesita sal o azúcar, el que atienda la petición sea el expresident. "Hasta que no le vea salir por la puerta no me lo creo". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información