Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas rebate al Gobierno y asegura que no hay retrasos en las ayudas a Marruecos

La secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, culpó a la "exacerbada burocracia europea" de una supuesta demora

El comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, en Barcelona.
El comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, en Barcelona.

Cruce de declaraciones entre Bruselas y Madrid. La Comisión Europea ha rebatido al Gobierno español su crítica sobre los supuestos retrasos en el envío de fondos europeos a Marruecos para obtener su apoyo en la contención de los flujos migratorios. En una entrevista con EL PAÍS publicada el pasado 18 de diciembre, la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, mantuvo que Marruecos aún no había recibido ni uno solo de los 140 millones de euros prometidos en tres partidas y culpó a la "exacerbada burocracia europea" de la demora.

En una carta dirigida a Rumí, adelantada por Europa Press y a la que ha tenido acceso este diario, el comisario de Política de Vecindad Europea y Ampliación, Johannes Hahn, se refiere a esas declaraciones y señala que la ayuda se ha puesto en marcha "en tiempo récord". La carta, con fecha del 4 de enero, no fue enviada a la secretaría de Estado directamente sino a través del embajador español en Bruselas, Pablo García Berdoy y, paralelamente, publicada en la prensa.

El político austriaco adjuntó a la carta un documento en el que detalla el reparto de los fondos en tres áreas: sendos proyectos de 30 y 40 millones para reforzar la gestión de fronteras que empezaron en octubre y diciembre respectivamente. Y una inyección de 70 millones al presupuesto marroquí de los cuales 30 millones se pagaron a Marruecos el 20 de diciembre, días después de la queja de Rumí, con lo cual aún resta por abonar una parte de la cantidad prevista. Hahn sugiere que la secretaria de Estado estaba mal informada sobre la marcha del proceso. "Lamento que usted tenga esa percepción sobre la situación de la ayuda que se presta a Marruecos y que no se ajusta a la realidad", replica en la misiva.

Rumí había expresado su preocupación ante la posibilidad de que Marruecos utilizara la dilación en recibir el dinero como una excusa para no colaborar en el control de su frontera en un momento en que España se ha convertido en el país comunitario con mayor número de llegadas irregulares a través del Mediterráneo. Y se mostró muy dura con la aparente falta de diligencia de la Comisión Europea en tramitar las ayudas: "Estoy preparando un viaje a Bruselas, porque esto no es un tema español, esto es un tema europeo y lo van a tener que entender por las buenas o por las malas. Europa tiene que cumplir con sus compromisos", se quejó.

Es, precisamente, del comisario Hahn de quien Rumí espera una cita para reunirse en Bruselas y tratar este asunto. La visita también contempla un encuentro con el comisario europeo de migración Dimitris Avramopoulos. España se ha erigido como portavoz de Marruecos en Europa y ejerció una fuerte presión para que la UE destinara una partida económica, tal y como había hecho antes con Turquía o Libia para aligerar la presión sobre Grecia e Italia respectivamente. Rabat agradeció ese gesto durante la visita del ministro de Exteriores español, Josep Borrell, a la capital el pasado octubre.

En la Secretaría de Estado de Migraciones, que dirige Rumí, tienen pendiente comprobar con Marruecos la efectiva entrega de los fondos que se mencionan en la carta. En cualquier caso, apuntan que las autoridades europeas no han entendido la situación que ha enfrentado España ante la llegada de casi 60.000 personas a las costas españolas durante 2018 y que exige "diligencia en la toma de decisones".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información