Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado cree que dialogar con Torra es convertir al Estado en “un títere”

El líder del PP descalifica el acercamiento de los presos de ETA pese a que están hablando con las asociaciones de víctimas

El presidente del PP nacional, Pablo Casado, y del vasco, Alfonso Alonso, con los candidatos del partido en Euskadi.

El presidente del PP, Pablo Casado, no baja el nivel de sus críticas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Si nada más anunciarse la cita con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, la calificó de una "traición", este domingo ha dicho en Vitoria que con el tratamiento que presta a los independentistas catalanes, Sánchez está convirtiendo al Estado en "un títere" de sus estrategias y maniobras. Casado, junto con el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, respondía de esa manera a las afirmaciones de la consejera de la Presidencia catalana, Elsa Artadi, tras la cumbre. La portavoz del Govern interpeló a Sánchez a que decida "si manda él o si sigue siendo un títere del régimen del Estado de 1987". Casado no tiene dudas y Sánchez ya ha elegido: "El presidente socialista ha vendido al Estado para seguir en el Gobierno", ha dicho en la capital vasca.

El presidente nacional del PP ha presentado en Vitoria a los candidatos a las próximas elecciones locales y forales del mes de mayo de 2019. Junto al exministro de Sanidad y actual presidente de los populares vascos, y en medio de los aplausos de los reunidos en al atrio de un hotel, se ha preguntado: "¿Qué más dialogo va a haber si ha permitido ser recibido en Barcelona como un jefe de un estado extranjero y si ha permitido la vergonzosa foto de dos delegaciones como si fueran de dos países distintos?".

Inquieto con la demanda de Torra de pasar de la proclama al diálogo, Casado ha reclamado que el presidente del Gobierno explique "qué más diálogo" puede haber si ofrece "una consulta de autodeterminación" a Cataluña y si plantea "machacar la Constitución aprobando un Estatuto claramente inconstitucional". "Sánchez ha decidido estar a las órdenes de los independentistas con tal de seguir una semana más en el Gobierno de España", ha recalcado.

Contra el acercamiento

A Casado tampoco le gusta que los presos de ETA que cumplen las condiciones que pactó su propio partido y que aceptan las asociaciones de víctimas sean acercados al norte. En el mismo acto ha criticado que se pretenda hacer de la cárcel alavesa de Zaballa a la que solo se acercan algunos de los presos de ETA se convierta en "en la catedral" de los reclusos de la banda, como se ha hecho con los independentistas encarcelados por el procés en Lledoners, Cataluña.

Tras el acercamiento de una quincena de presos, Casado ha dicho que "aquí ya se habla" de una primera etapa de acercamiento para luego, ceder las instituciones penitenciarias al Gobierno vasco, y convertir a alguna de las cárceles vascas en la "catedral de los presos etarras". Casado ha introducido en ese momento la figura de Pablo Escobar al recordar con ese término la que él mismo se construyó en Colombia para acabar escapando. "Las administraciones penitenciarias que no son iguales con los presos solo se ven o en las dictaduras, donde son más severas contra los disidentes, o en los narcoestados, donde son más permisivos con los que mandan, con los narcotraficantes", ha añadido. "En una democracia consolidada no puede haber regímenes penitenciarios distintos. En Catalunya lo está habiendo: diferente régimen de visitas, de atención, de patio y de comidas. Esto lo quieren hacer en el País Vasco, y eso es una afrenta a las víctimas", ha concluido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información