Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar, el eslabón perdido

El expresidente del Gobierno hace de puente entre el PP y Vox abusando de su influencia en Casado

José María Aznar, minutos antes de la presentación de su último libro, en Palma de Mallorca, el 12 de diciembre.
José María Aznar, minutos antes de la presentación de su último libro, en Palma de Mallorca, el 12 de diciembre. EFE

José María Aznar ha decidido extralimitarse para blanquear a Vox y erigirse él mismo en el eslabón que ensortija la derecha convencional (el PP) y la extrema derecha. Es el hueco que han ocupado las siglas y las ideas de FAES como argamasa preparatoria de una coalición heterogénea que aspira a evacuar del poder el pacto de las izquierdas con el soberanismo.

Es verdad que Casado se reconoció en el linaje del aznarismo. Y es cierto que el expresidente del Gobierno se ha otorgado a sí mismo el poder de estimular las derechas, pero se diría que Aznar está exagerando las ambiciones de la colonización. Lo demuestra el despliegue de sus hombres de confianza en el círculo más estrecho de Casado. Tanto Pablo Hispán como Fernández Lasquetty se han incorporado al puente de mando de Génova como una prolongación del aznarismo. Proceden de la ortodoxia de FAES. Formalizan la doctrina del liberalismo económico, de la unidad territorial, del énfasis patriótico, de la reivindicación identitaria —“nuestros valores, nuestras costumbres” y del recelo emocional a la inmigración irregular.

La estrategia permite al PP recuperar terreno en el caladero de Vox, pero impresiona la naturalidad con que Aznar condesciende con la extrema derecha. Ni siquiera cuestiona el trastorno de la Constitución que implica el programa del partido de Abascal. Le parece a Aznar que Vox plantea debates estructurales no subversivos sino legítimos, incluida la fórmula jacobina que descompondría el Estado de las autonomías devolviendo a Madrid el centro de gravedad.

Resulta contradictorio que Pablo Casado se encomiende a la figura momificada de Aznar al tiempo que representa la pedagogía del relevo generacional y de la regeneración. El rechazo al marianismo y la abulia que le atribuían sus adversarios no debería exigirle un ejercicio retrospectivo que tanto idealiza a Aznar como subestima sus peligros.

El primer riesgo consiste en los casos de corrupción pendientes de dirimirse en los tribunales. No va a sentarse Aznar en el banquillo, pero los procesos cruciales Gürtel, Bárcenas conciernen a su época, cuestionan su “ignorancia” y amenazan a Casado con un aquelarre de los fantasmas del pasado.

Y el segundo problema es la incongruencia de Aznar. La elocuencia y contundencia con que reclama medidas coercitivas en Cataluña y la beligerancia contra el soberanismo parecen hacerle olvidar que el “monstruo” del independentismo no hubiera crecido tanto sin la dieta proteica que él mismo le administró, naturalmente para conservar y preservar la mayoría parlamentaria.

Aznar necesita a Casado más de lo que Casado necesita a Aznar. No le hace falta al líder vigente del PP recurrir a un espectro extemporáneo para borrar el marianismo. Rajoy supo perder y retirarse. Aznar no acepta su lugar en el Museo de Cera.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >