_
_
_
_

Aznar, a Casado: “Pablo, ¿cuándo vamos a ganar las elecciones?”

El líder del PP y el expresidente del Gobierno exhiben su sintonía y se proponen refundar el partido "sin complejos ni temores"

Pablo Casado y José María Aznar, a la salida de la presentación en la Fundación Rafael del Pino.
Natalia Junquera

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

No cabía un alfiler en la Fundación Rafael del Pino, en Madrid. Varios asistentes se retiraron enfadadísimos tras luchar a brazo partido con las azafatas por una butaca en la presentación del libro El futuro es hoy, con su autor, José María Aznar, y su heredero político, el líder del PP, Pablo Casado. Una imagen muy distinta de la del acto de promoción del anterior libro del expresidente, su segundo volumen de memorias, en 2013, donde nada de lo que se dijo fue más importante que el mensaje que dejaron las sonoras ausencias: ni Mariano Rajoy, ni nadie de su Gobierno ni de la cúpula del partido estuvo presente. Entre libro y libro del expresidente, el PP perdió el poder, despidió a Rajoy, convocó las primarias de las que había renegado siempre y nombró a un nuevo líder. El partido ha vivido una revolución, pero regresa a la misma fuente: José María Aznar.

“Pablo y yo hemos dado más de 20 vueltas al mundo juntos”, advirtió el hombre que renunció a presidencia de honor del PP en 2016, recordando la etapa en la que Casado fue su jefe de gabinete. “Que tu jefe político presente tu libro te pone nervioso. Gracias por aceptar”, arrancó Aznar, colocándose por primera vez en el papel de subordinado. El entusiasmo del expresidente fue creciendo a medida que avanzaba la charla. Empezó presentando a Casado como “la gran esperanza” para la necesaria “refundación” sin complejos y sin temores, aclaró, del centro derecha, y terminó preguntándole: “Pablo, ¿cuándo vamos a ganar las elecciones?”. “Cuanto antes, estoy en ello”, le contestó Casado.

El giro a la derecha del PP y el regreso de Aznar preocupan a un sector del partido, pero el líder popular ha advertido estos días que no piensa cambiar de estrategia porque su objetivo es "ser todo a la derecha del PSOE" y recuperar a los votantes que se fueron a Ciudadanos y a Vox.

Ambos se deshicieron en elogios mutuos durante la presentación. El líder del PP alabó “el profundo optimismo, indisociable a su nuclear patriotismo”, de Aznar, "referencia ideológica imprescindible",  unos minutos antes de que el expresidente hablara del “golpe de Estado continuo” [en referencia a los independentistas catalanes] o la amenaza del “caos mundial”. La frase más repetida del acto fue “estoy muy de acuerdo contigo”. Ambos cargaron contra los populismos, los nacionalistas, Pedro Sánchez. La sintonía entre Aznar y Casado es absoluta y directamente proporcional a la ausencia total de química entre Aznar y Rajoy. Esta última es la foto que el líder quiere ofrecer en la convención nacional de enero, pero fuentes del PP admiten que no será fácil convencerles.

Solo hubo una referencia a Rajoy, cuando Casado le atribuyó “el segundo milagro económico” —el primero había sido el de Aznar—. El único ministro de aquel Gobierno que acudió al acto fue José Manuel Soria, al que Rajoy forzó a dimitir por los papeles de Panamá. Sí había en las butacas expolíticos con galones más antiguos, como Jaime Mayor Oreja, José María Michavilla, María San Gil, Manuel Pizarro y Esperanza Aguirre.

La nueva dirección del partido apenas estuvo presente porque, según explicó el PP, había pleno en el Congreso y votación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Natalia Junquera
Reportera de la sección de España desde 2006. Además de reportajes, realiza entrevistas y comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter. Especialista en memoria histórica, ha escrito los libros 'Valientes' y 'Vidas Robadas', y la novela 'Recuérdame por qué te quiero'. También es coautora del libro 'Chapapote' sobre el hundimiento del Prestige.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_