Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro esloveno pide a Torra que no compare Cataluña y Eslovenia

Marjan Sarec asegura que no hay ningún paralelismo entre España y su país

Sánchez habla con Marjan Sarec en Bruselas.
Sánchez habla con Marjan Sarec en Bruselas. AFP

El Gobierno esloveno se posicionó este viernes junto al Ejecutivo español frente a la utilización por parte del independentismo catalán de su modelo de separación de Yugoslavia como ejemplo a seguir. El primer ministro esloveno, Marjan Sarec, dijo que no ve "ningún paralelismo" entre la Cataluña de hoy y la Eslovenia que en 1991 inició su camino en solitario como nuevo Estado independiente. Sarec mostró su disgusto por el empleo del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de la denominada vía eslovena como arma política en el debate catalán. "Tenemos buenas relaciones con España, y no nos gusta que Eslovenia se utilice en esta lucha de la mitad de la población de Cataluña por la independencia. Somos legalistas y respetamos los asuntos internos de España", ha declarado en rueda de prensa al término del Consejo Europeo celebrado en Bruselas.

El líder esloveno ha marcado distancias entre ambos casos. Primero, ha recordado que su país obtuvo la independencia con el respaldo de un 88,5% del censo electoral. Y segundo, ha explicado que la Constitución yugoslava, a diferencia de la española, recogía en su texto el derecho a la autodeterminación de las seis repúblicas que formaban la federación de Yugoslavia. "Era un marco legal completamente diferente. No podemos comparar la situación de Eslovenia en 1991 con la Cataluña de hoy", ha subrayado.

Eslovenia se ha convertido en la última utopía del independentismo catalán. Tras abrazar en el pasado modelos como los de Escocia o Quebec, la visita a Liubliana de Torra la semana pasada, y sobre todo, su entrevista informal con el presidente del país, Borut Pahor, generaron un entusiasmo renovado por la vía eslovena a la independencia, ya evocada tiempo atrás por algunos de los líderes nacionalistas catalanes a pesar de que llegó tras una guerra de diez días que dejó más de 70 muertos y 300 heridos.

Que Torra fuera recibido por una alta autoridad del Estado esloveno provocó malestar en el Gobierno español, que pidió explicaciones a Liubliana. Este viernes, el presidente Pedro Sánchez pudo escucharlas de primera mano en la cumbre de líderes europeos. El líder socialista habló con su homólogo esloveno sobre el tema en un ambiente que fuentes españolas han calificado de "muy cordial". Como resultado, Sarec ha manifestado a Sánchez su descontento por la recepción tributada a Torra por el presidente de su país, una reunión que dijo desconocer y que rompe la línea oficial que sigue su Ejecutivo en política exterior. El político esloveno quiso enmendar el desliz y transmitió a Sánchez el "total apoyo" de su Gobierno a España ante la crisis en Cataluña.

Pese a sus repetidos intentos, el independentismo no ha obtenido hasta ahora el apoyo de ningún país de la Unión Europea. Durante un acto en Bruselas este viernes, el expresidente catalán Carles Puigdemont admitió ese extremo, pero cree que la confrontación con el Estado ha servido para poner el asunto sobre la mesa. "La estrategia de reconocimiento está funcionando. En las cancillerías tienen una carpeta catalana bien documentada que antes no tenían". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información