Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pide explicaciones a Eslovenia por la visita de Torra

El Ministerio de Exteriores de ese país cita al embajador español para suavizar el malestar

Quim Torra (izquierda), junto al 'expresident' Puigdemont, el pasado sábado en Bruselas.
Quim Torra (izquierda), junto al 'expresident' Puigdemont, el pasado sábado en Bruselas. EFE

España ha pedido explicaciones a Eslovenia por la visita que realizó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a ese país —miembro de la Unión Europea— la semana pasada. Torra, que generó indignación en España al invocar la llamada vía eslovena para el independentismo catalán, fue recibido en Liubliana por el presidente esloveno, Borut Pahor. El embajador español en esa capital, José Luis de la Peña, acudirá mañana jueves a una reunión en el Ministerio de Exteriores esloveno para abordar ese asunto, según informa un portavoz del ministerio español.

El departamento que dirige Josep Borrell ha preferido mantener un perfil discreto a la hora de exigir aclaraciones al Ejecutivo esloveno. La reunión que mantendrá el embajador español en Liubliana solo ha trascendido al desvelarla la prensa de ese país, que la presentaba como una iniciativa eslovena. El ministerio español ha aclarado este miércoles que la reunión se produce por petición del titular de Exteriores. La respuesta diplomática, en todo caso, es moderada, sin recurrir a cargos más destacados de ambos ministerios para apaciguar el malestar.

Preguntado por esta controversia, el ministro Borrell ha querido quitar hierro al desplazamiento de Torra a Liubliana, que ha considerado "informal, fuera de agenda". Lo más significativo, en su opinión, es que el gobernante catalán no haya sido recibido por la persona que lidera la acción de Gobierno en Eslovenia, el primer ministro Marjan Sarec. "No hay que sacarlo de quicio", ha recomendado. 

Aunque no tenga funciones ejecutivas, el presidente esloveno ha sido la primera autoridad de un país comunitario —más allá de representantes de la región belga de Flandes— que ha recibido a las autoridades catalanas desde que se adentraron en el procés. El encuentro generó sorpresa e incomodidad en el Ministerio de Exteriores español, mucho más después de que Torra citara la secesión que protagonizó en 1991 ese país exyugoslavo a través de una guerra como modelo para el independentismo catalán. “Los eslovenos decidieron seguir adelante con todas las consecuencias. Hagamos como ellos y estemos dispuestos a todo para vivir libres”, aseguró el president el pasado sábado desde Bruselas, dos días después de visitar Liubliana.

No es la primera vez que este país, integrado en la UE desde 2004, expresa ciertas simpatías hacia el secesionismo catalán. Lo novedoso es el respaldo institucional otorgado a un Govern catalán que mantiene un constante desafío a las instituciones españolas. Por ese motivo el departamento que dirige Borrell pidió a sus socios eslovenos algún tipo de explicación. Como respuesta, la Dirección General de Europa del Ministerio de Exteriores esloveno ha citado para este jueves al diplomático español.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >