Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alud de críticas a Torra por invocar la vía violenta de la secesión eslovena

Diversos líderes políticos censuran al presidente por admitir la violencia en el proceso de secesión

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, segundo por la izquierda, este domingo en Barcelona. En vídeo, declaraciones de Inés Arrimadas y Jose Luis Ábalos. (Vídeo: ATLAS) efe

La defensa de la vía eslovena para conseguir la independencia de Cataluña que formuló el pasado sábado en Bruselas el presidente de la Generalitat, Quim Torra, recibió este domingo una lluvia de críticas de diversos líderes por dar a entender que admitía la violencia para lograr la secesión. “Los catalanes hemos perdido el miedo. No nos dan miedo. No hay marcha atrás en el camino a la libertad. Los eslovenos decidieron seguir adelante con todas las consecuencias. Hagamos como ellos y estemos dispuestos a todo para vivir libres”, dijo Torra. Diversos líderes políticos advirtieron al president que cualquier paralelismo entre Eslovenia y Cataluña resultaba temerario y recordaron la guerra de diez días y los 62 muertos previos a aquel proceso secesionista.

El presidente de la Generalitat realizó esa defensa de la vía eslovena en Bruselas en la presentación del Consejo por la República, a la que asistieron casi todo su Gobierno, Carles Puigdemont y los consejeros destituidos por la aplicación del 155. Torra se reunió el jueves en Liubliana con el presidente esloveno, Borut Pahor, primer mandatario extranjero que le ha recibido, y mostró su euforia por la cita.

“Venimos a ver a un pueblo que nos ha mostrado su apoyo internacional”, dijo, antes de apostar porque se traslade a Cataluña el proceso esloveno de secesión que se vivió en 1991 para separarse de Yugoslavia, después de una guerra que duró diez días y en la que se produjeron 62 muertos.

Las circunstancias de aquel proceso de secesión nada tienen que ver con el de Cataluña, pues allí se celebró un referéndum en el que participó un 93,3% del electorado y hubo una declaración unilateral de independencia el 25 de junio de 1991 que tuvo el apoyo del 94% de los diputados. La fuerza policial de Eslovenia se convirtió en un Ejército que se enfrentó con las armas a las fuerzas yugoslavas.

La manera en la que se produjo la independencia de Eslovenia y el intento de trasladarlo a Cataluña por parte de Quim Torra llevaron al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, a calificar al presidente catalán de “iluminado” e “irresponsable” y lamentó que desde Cataluña se hagan “llamamientos a la insurrección, y encima con modelo”. Ábalos dijo también que era “tristísimo” abocar a la gente “a una senda de sufrimiento” y recordó que la vía eslovena “no tiene nada que ver con la situación de Cataluña”.

En términos parecidos se expresó el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en su cuenta de Twitter. “La sola mención al caso de Eslovenia como vía de solución al problema que tenemos entre manos es un error, un absoluto disparate y una gran temeridad”, dijo. “Estaría bien saber si esta es la nueva hoja de ruta de Esquerra y el PDeCAT. Nos opondríamos de manera rotunda”, añadió.

También la alcaldesa de Barcelona y dirigente de Catalunya en Comú, Ada Colau, urgió a Torra a rectificar “inmediatamente” y consideró que sus declaraciones constituyen “una grave irresponsabilidad”. “Como alcaldesa de Barcelona pido al president Quim Torra y a su Govern que rectifiquen inmediatamente”, escribió Colau en Twitter. En su opinión, “la cohesión social de Cataluña debe estar por encima de las ocurrencias y cortinas de humo para tapar los problemas del Govern”.

Por su parte, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, consideró que el presidente catalán es un “peligro público” por apelar a la vía eslovena pese a su “violencia” y pidió a Pedro Sánchez que inicie “el requerimiento previo a la activación del 155”. El presidente del Partido Popular de Cataluña, Alejandro Fernández, exigió a Torra que no se vuelva a atacar a su partido por afirmar que “el separatismo busca la balcanización de España”, después de esas declaraciones de Torra. Actuar como lo hace el PP, añadió, no es “ser radical ni echar leña al fuego”, sino “señalar una evidencia”.

En el mismo acto de Bruselas, el exconsejero Toni Comín abundó en la línea de Torra, un planteamiento que hasta entonces siempre habían orillado los líderes independentistas catalanes. “El tramo que nos queda hasta llegar al final, no tenemos que engañarnos más, será dramático. Ha llegado la hora de pagar el precio alto, injusto, pero inevitable de nuestra libertad”, dijo Comin.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información