Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 9.000 policías blindarán Cataluña durante el Consejo de Ministros

El despliegue de las fuerzas de seguridad se adaptará a la evolución de las diversas convocatorias de boicoteo ante la reunión del Ejecutivo de Pedro Sánchez en Barcelona

Ubicación del Consejo de Ministros previsto para el día 21 en Barcelona. pulsa en la foto
Ubicación del Consejo de Ministros previsto para el día 21 en Barcelona.
Madrid / Barcelona

Más de 9.000 agentes, entre mossos, policías, guardias civiles y guardias urbanos, blindarán Cataluña el próximo viernes 21 de diciembre, fecha en la que está previsto que se celebre el Consejo de Ministros en Barcelona. El dispositivo de seguridad, todavía por definir, contempla de momento un despliegue máximo, a la espera de cómo evolucionen las diversas convocatorias de boicoteo, según fuentes policiales. El Ministerio del Interior ha convocado ya a un millar de agentes de la Policía y la Guardia Civil que se desplegarán entre el 18 y el 23 de diciembre en la ciudad.

Los Mossos, responsables del orden público, tampoco tienen cerrado aún su despliegue. Fuentes policiales apuntan a que se movilizará al menos a 8.000 policías, prácticamente la mitad del cuerpo (16.500 agentes), para garantizar el orden público. El lugar elegido por el Gobierno para la reunión del Consejo de Ministros es la Llotja de Mar, un señorial edificio ubicado en el centro político de la ciudad. La Guardia Urbana tendrá un papel fundamental también ese día, puesto que uno de los principales problemas que supone ese emplazamiento es la movilidad, con la Ronda del Litoral al lado, una salida y entrada básica de la ciudad, en el día en que además se inician las vacaciones escolares de Navidad. Fuentes policiales calculan que pueden desplegarse unos 300 agentes.

Los Mossos d’Esquadra optarán probablemente por cortar todo el centro de la ciudad para evitar posibles altercados con la comitiva presidencial. Posiblemente la Policía Nacional se hará cargo de la seguridad de algunos de los edificios dependientes del Estado. El ministerio ha movilizado una cantidad similar de agentes a la que se desplegó en la Diada o durante el aniversario del referéndum del 1 de octubre. En ninguna de esas fechas tuvieron que intervenir los cuerpos policiales.

La Moncloa explica la elección de la Llotja de Mar por tres motivos: está en el corazón de la ciudad, y así se transmite a la gente “que su Gobierno está ahí”; es un lugar “óptimo operativamente” para la reunión, y económicamente han contado con todas las “facilidades” por parte de la Cámara de Comercio. Los Mossos preferían el Palacete Albéniz, ubicado en la montaña de Montjuïc, alejado del centro. “Para irnos a la montaña, nos quedamos en La Moncloa”, aseguran esas mismas fuentes.

Exteriores de la Cámara de Comercio de Barcelona, conocida como la Llotja de Mar. / VÍDEO: Declaraciones de Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su equipo se desplazarán directamente desde el aeropuerto de El Prat el mismo viernes, y llegarán por carretera hasta la Llotja. La intención es que la reunión del Consejo, que suele empezar a las diez de la mañana y durar hasta la una de la tarde, acabe un poco antes para perjudicar lo menos posible a los comercios de los alrededores, ya que toda la zona quedará cortada. La Llotja se ubica en uno de los lugares más turísticos de la ciudad, con los barrios del Born y Gótico a sus espaldas.

Este jueves se celebró una segunda reunión en la sede de la Delegación del Gobierno, a la que acudieron los jefes policiales de Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional, además de técnicos del Gobierno y la delegada, Teresa Cunillera. El espíritu, aseguran fuentes del encuentro, es de máxima colaboración entre todas partes.

A una semana del encuentro, la policía considera que aún es pronto para prever cómo pueden evolucionar los acontecimientos. Los CDR han llamado a través de Twitter a “dar la batalla” contra el Consejo de Ministros y han convocado a manifestarse ante las puertas de la Llotja. Òmnium demanda una protesta “pacífica y determinada” en las calles y la ANC ha pedido una “concentración masiva de vehículos”. Los estudiantes también se suman a los paros y la central Intersindical ha convocado una huelga de las doce y media hasta las dos y media de la tarde.

Los expertos están también atentos a los recientemente surgidos Grups Autònoms d’Accions Ràpides (GAAR), que se presentan como una versión más radical de los CDR. Hace pocos días han creado un canal en la aplicación de mensajería Telegram que cuenta ya con más de 6.000 suscritos. Por esa vía transmiten instrucciones sobre cómo realizar sabotajes durante los próximos días. Mandos policiales admiten que aún se desconoce la capacidad de movilización y actuación de estos nuevos grupos, a los que fuentes de los Mossos atribuyen una limitada capacidad de convocatoria. A pesar de eso, existe cierta preocupación por la rapidez con la que han aglutinado seguidores en Telegram.

El líder de ERC en el Congreso, Joan Tardà, avisó este jueves de que la república no se construye “con pasamontañas”, aludiendo a las protestas de los CDR. Y la portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi, insistió en que no se cierra a una reunión entre Torra y Sánchez “si no es meramente protocolaria”.

El 21 de diciembre se ha convertido en una fecha clave para Cataluña y su relación con el Ejecutivo central. También para los Mossos d’Esquadra, cuerpo al que se suma la crisis abierta por sus reivindicaciones. Este jueves el conflicto laboral se enquistó y los sindicatos amenazan con una súbita “gripe azul” entre los policías que les impida trabajar el 21-D. Ese día el Gobierno de Sánchez tiene previsto aprobar la subida del salario mínimo interprofesional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información