Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia sin Rita Barberá

El PP sigue buscando el líder que sustituya a la mujer que dirigió el Ayuntamiento más de 24 años

Los ediles populares durante el homenaje a Barberá con motivo de su fallecimiento. Ampliar foto
Los ediles populares durante el homenaje a Barberá con motivo de su fallecimiento.

Una escueta esquela en un diario local ha recordado este viernes a la exalcaldesa de la tercera ciudad de España, Rita Barberá, fallecida hace dos años de un infarto mientras estaba en un hotel de Madrid. Eso y una misa a última hora de la noche en la iglesia Nuestra Señora del Remedio, en el centro de la ciudad, y no en la catedral como el año pasado. La familia de la política, conocida como la alcaldesa de España durante más de dos décadas, ha reclamado intimidad. “En la nota pone todo lo que queremos decir”, ha señalado a este diario Asunción, la hermana de Barberá.

También el Partido Popular prefiere pasar página y aferrarse al presente que recordar tiempos pasados plagados de casos de corrupción que todavía no han terminado de aflorar. Operación Taula, una trama dedicada, presuntamente, al cobro de comisiones, financiación y blanqueo del PP valenciano, fue la puntilla que obligó a la exsenadora a devolver su preciado carné del partido -tenía el número tres- tras más de 40 años de militancia, y a declarar, por estar aforada, en el Tribunal Supremo dos días antes de morir. Sucesos, que según la familia y los amigos, la sentenciaron política y personalmente.

En el Ayuntamiento de Valencia las cosas no son más halagüeñas para la formación conservadora, que en la actualidad carece de concejales afiliados al partido. De hecho, de los 10 ediles que el PP obtuvo en la elecciones municipales de 2015, nueve están suspendidos de militancia por blanqueo de capitales vinculado a la financiación del grupo municipal. El único edil que no está investigado en Taula es un independiente, Eusebio Monzó. Eso, ante la galería, porque los investigados acordaron con la dirección nacional del PP la suspensión temporal de militancia, pero con la permanencia en el grupo popular como independientes. La realidad es que todos han seguido ocupando la misma bancada que tenían y defendiendo y votando en bloque las propuestas del grupo. En lo que al partido se refiere, se rige por una gestora en la provincia de Valencia desde hace dos años. La novedad es que hace un mes dispone de un nuevo jefe, el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, cercano a Pablo Casado.

En busca de un sucesor

Con estas premisas, los populares todavía deshojan la margarita sobre quién será el candidato a la alcaldía de Valencia. “Se sabrá tras la Convención Nacional que tendremos en enero”, aseguran fuentes del partido, que no descartan para la terna al eurodiputado Esteban González Pons, a pesar de que el mismo insiste en que prefiere continuar en el Parlamento Europeo. Monzó, junto a la exconsejera de Educación, la diputada María José Catalá, y Pons son los aspirantes mejor situados. La elección de un independiente, como se pensó en un principio, incluso se barajó el nombre del abogado Manuel Broseta, ya se ha abandonado debido a la cercanía de las elecciones y del recorrido realizado por el resto de partidos que componen el hemiciclo municipal. Otros nombres que suenan son el del diputado autonómico Luis Santamaría y el del expresidente del PP provincial, Vicente Betoret, aunque con pocas opciones.

El PSPV-PSOE es el partido, de los cinco que componen el Consistorio valenciano, que más prisa se ha dado en anunciar su candidato. La abogada Sandra Gómez, de 33 años, disputará el sillón municipal a Joan Ribó, de Compromís, coalición con la que su partido gobierna junto a València en Comú (Podemos). Ribó, de 71 años de edad, quiere repetir, pero todavía tiene que afrontar unas primarias que se han convertido en una carrera por la futura sucesión del antiguo político de Izquierda Unida. El barómetro municipal, que controla la coalición, indica que Compromís sería el partido más votado. En 2015 fue el PP. El segundo partido sería Ciudadanos, seguido de los socialistas, populares y València en Comú. De nuevo, EUPV se quedaría sin representación. Fernando Giner, de Ciudadanos, ya ha lanzado su candidatura. La actual portavoz del grupo municipal València en Comú, María Oliver, vinculada a Podemos, será la cabeza de lista por la capital del Turia.

Atrás queda la plataforma creada por miembros de la formación morada, Esquerra Unida y de independientes vinculados a movimientos sociales, para competir en las próximas elecciones municipales de mayo de 2019. No logró ni superar el ecuador en el Ayuntamiento de Valencia. Tras varias crisis, su portavoz y segundo teniente de alcalde, el independiente Jordi Peris, tiró la toalla y dejo el campo libre a Podemos no sin antes criticar las "luchas internas e intrigas" que habían hecho fracasar la coalición.

El Ayuntamiento de Valencia está formado por 33 concejales. La mayoría absoluta es de 17. El Partido Popular obtuvo 10 ediles en 2015; Compromís nueve; Ciudadanos seis; PSPV-PSOE cinco; y València en Comú 3.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información