Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Rey Juan Carlos quiere un careo en los juzgados entre Cifuentes y el cerebro del ‘caso máster’

La universidad se defiende de los reproches de la magistrada: "La colaboración ha sido incesante"

Cristina Cifuentes en una foto de archivo.
Cristina Cifuentes en una foto de archivo.

El carpetazo definitivo a la investigación principal del caso máster se resiste. Tras rechazar el lunes el recurso de apelación de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) contra el archivo de la causa, por no presentarlo a tiempo, la juez ha rectificado este miércoles al admitir que se había equivocado al calcular la fecha máxima para presentar las alegaciones. Esa decisión implica que trasladará ahora el proceso a la Audiencia Provincial de Madrid para que se pronuncie sobre si se deben realizar más averiguaciones. Entre otras, las que propone el centro docente: un careo entre los alumnos imputados —entre ellos, Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid— y el catedrático Enrique Álvarez Conde, considerado el cerebro de la trama.

Según consta en el recurso de apelación de la URJC a la Audiencia Provincial, al que ha tenido acceso EL PAÍS, este cara a cara en los juzgados permitiría "acreditar la existencia o no de conversaciones y los términos de las mismas previas a la matriculación en el máster". La universidad basa su petición en que, durante sus interrogatorios como imputados, estos estudiantes hicieron "referencia expresa" a un acuerdo previo con Álvarez Conde para la obtención del título.

"La aceptación por los alumnos investigados de las consignas dadas por el catedrático supusieron, indiciariamente, el conocimiento de las irregularidades planteadas", subraya el recurso de la URJC, que insiste en que estos matriculados reconocieron la "inexistencia de actividad académica evaluable": "Sin que la libertad de cátedra lo ampare".

La Rey Juan Carlos toma esta iniciativa después de que el Supremo decidiese archivar la parte de la causa relativa al líder del PP, Pablo Casado, y después de que la juez Rodríguez-Medel, que extrapoló ese sobreseimiento al resto de imputados, le haya reprochado al centro docente "no haber ayudado en nada" durante la instrucción del proceso. Una acusación a la que también responde la universidad en su escrito: "La colaboración con la investigación ha sido incesante y pormenorizada".

"La formulación del presente recurso responde a una doble vertiente: el interés como institución público en la averiguación de las responsabilidades y la identificación de los presuntos responsables de unos hechos cuanto menos irregulares, cometidos en el seno de la universidad", continúa la URJC sobre el caso. La juez cerró el pasado 1 de octubre la principal línea de investigación, pero mantiene abierta la causa por la falsificación del acta del Trabajo Fin de Máster (TFM) de Cifuentes. Por ello, continúan imputados la exjefa del Ejecutivo autonómico; Álvarez Conde; Cecilia Rosado, una de las profesoras que firmó el acta; y Teresa Feito, la exasesora del Gobierno regional que supuestamente acudió a la URJC cuando saltó el escándalo para presionar a los profesores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >