Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos rompe el frente con el PP que bloqueaba los Presupuestos

El partido de Rivera se desmarca del PP en el bloqueo a la proposición de ley de estabilidad que podría permitir la aprobación de las cuentas públicas para 2019

Ciudadanos dio en la tarde de este lunes un giro en la estrategia que mantenía con el PP para bloquear en la Mesa del Congreso varias iniciativas del Gobierno y la nueva mayoría parlamentaria. Ese cambio puede suponer un primer paso para el futuro debate de la ley de estabilidad presupuestaria, clave para abordar los Presupuestos y completar la legislatura. El partido de Albert Rivera ya no está de acuerdo con el PP en frenar ese debate con trámites de enmiendas a la totalidad, pero matiza que tampoco permitirá una discusión urgente como querría el Gobierno.

Pablo Casado y Albert Rivera, en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. En vídeo, declaraciones de José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, en la cadena SER.

Ciudadanos dio este lunes un primer paso por sorpresa para permitir el desbloqueo de la ley de estabilidad presupuestaria y un futuro debate de las cuentas que el Gobierno de Pedro Sánchez ha pactado con Podemos. El partido de Albert Rivera se desmarca así de la estrategia que ha seguido durante el último mes con el PP, en la que han presentado hasta en tres ocasiones enmiendas a la totalidad a la proposición de ley del Ejecutivo que eliminaba la capacidad actual de veto del Senado. Los populares tienen mayoría absoluta en la Cámara alta.

El movimiento de Ciudadanos cambia en teoría el juego de mayorías con el que el PP frenaba hasta ahora esos trámites en la Mesa del Congreso, pero no despeja de forma definitiva el camino para que los Presupuestos sean debatidos ni aprobados, al menos hasta la próxima primavera. Ambas formaciones suman cinco de los nueve miembros de la Mesa, órgano que determina cómo se registran y celebran los debates en el Congreso y que celebrará este martes una sesión en la que se oficializará esta posición.

Detrás de la decisión de Ciudadanos existe además un deseo evidente de diferenciarse del PP y de que se produzcan debates en los que ambos partidos por separado sí puedan marcar sus tesis particulares. En declaraciones a los periodistas antes de participar un desayuno informativo este martes, Albert Rivera se ha referido a la decisión de su grupo parlamentario para incidir que esta no implica que la formación naranja vaya a apoyar los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez, una cuentas "ilegales", ha dicho Rivera, que fueron acordadas "en la cárcel" entre Oriol Junqueras, líder de ERC y ex vicepresidente catalán, y Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.

En vídeo, declaraciones de Albert Rivera.

El Gobierno y el PSOE sí han tenido prisa por sacar adelante la reforma de la ley de estabilidad, que condiciona la aprobación definitiva de unas cuentas públicas con mayor inversión en gasto social y 6.000 millones añadidos tras el pacto con Podemos. El grupo socialista lo intentó por distintas vías, también para eliminar de la ley el veto actual al límite de déficit que se permite al Senado. Todos esos conatos habían sido cegados hasta ahora.

Fuentes de Ciudadanos precisan, sin embargo, que la urgencia y lectura única para modificar esta ley de estabilidad propuesta por el Gobierno ya fue rechazada, de modo que ahora, para seguir el trámite ordinario con la presentación de enmiendas parciales y la discusión en comisión, el texto no estaría en disposición de quedar concluido antes del verano de 2019 y, por tanto, no daría tiempo para que salieran adelante hasta entonces los nuevos Presupuestos, como ya ocurrió, por cierto, en las últimas cuentas del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

La nueva posición de Ciudadanos abre la puerta a posibles desbloqueos de hasta 40 iniciativas paralizadas y que ahora podrían empezar a debatirse en el Congreso con el impulso de la nueva mayoría parlamentaria. Es lo que ocurrió la pasada semana con la ley de eutanasia, en la que el PP sí tenía interés en que se escuchara su voz frente a la del PSOE y la mayoría de la Cámara, por lo que defendió su enmienda a la totalidad, que fue rechazada. Luego, sin embargo, ambos partidos solían poner más trabas con enmiendas parciales y más aplazamientos. El PP y Ciudadanos conseguían así, hasta ahora, favorecer debates generales con las enmiendas a la totalidad, en las que solo se fija posición, pero cuando eran derrotados por la nueva mayoría parlamentaria no tenían ya ninguna prisa para que realmente comenzaran los trabajos en la comisión correspondiente.

El PSOE no se llama a engaño. No cree que Ciudadanos haya variado de verdad y apunta a que si realmente quisiera agilizar algunos debates, como el de los Presupuestos, tiene la opción de no ralentizar el proceso en el trámite de enmiendas parciales y liberar otras propuestas. El PP y Ciudadanos ya han avanzado que las presentarán. En ese sentido, fuentes de la dirección del grupo socialista consideraron la posición de Ciudadanos como un movimiento puramente estratégico para desmarcarse algo de los populares y sus planteamientos ahora más radicales en la etapa de Pablo Casado.

El PP anunció al conocer la nueva posición de Ciudadanos que también presentará una enmienda a la totalidad del texto y lamentó el cambio, porque no comprende cómo, aunque sea a largo plazo, se plantea permitir en el futuro un debate sobre las cuentas pactadas entre los socialistas y Podemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información