Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno estudia una bajada de impuestos a las pymes desde el 25% al 23%

La propuesta, que debe ser negociada con Podemos, rebajaría el impuesto de sociedades para las empresas de menos de un millón de euros de cifra de negocios

Reunion Pedro Sanchez Pablo Iglesias
Iglesias y Sánchez en Moncloa.

El Gobierno acelera las decisiones para intentar sacar adelante los Presupuestos de 2019, su proyecto clave. Mientras el Grupo Socialista introduce un atajo legal para acelerar la aprobación de la reforma de la ley de estabilidad, que cuenta con el apoyo de Podemos, en el Ministerio de Hacienda estudian la posibilidad de plantear una bajada de dos puntos del Impuesto de Sociedades para las pymes con una cifra de negocios inferior al millón de euros, del 25% al 23%, una iniciativa que probablemente verá con buenos ojos Podemos porque va en la línea de lo que ellos plantearon. Podemos ha reclamado subir impuestos a las rentas muy altas y a las grandes empresas y bajárselos a las más bajas, a los autónomos y a las pymes.

Hacienda no confirma oficialmente la información, pero fuentes de la negociación señalan a EL PAÍS que esa bajada está en estudio. Las negociaciones, llevadas con más discreción en las últimas semanas entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, van mucho mejor de lo que podría parecer por algunas declaraciones a la prensa, según las mismas fuentes. Unidos Podemos ya ha logrado arrancar al Gobierno el compromiso de subir el IRPF a los que cobran más de 140.000 euros, algo que el Ejecutivo no tenía intenciones de hacer, y tiene encima de la mesa otras muchas propuestas.

El acuerdo con Podemos no está ni mucho menos cerrado. Quedan muchísimos asuntos por discutir, especialmente en fiscalidad y en gasto social, pero los negociadores creen que las posiciones no están tan alejadas y, sobre todo, la voluntad política de fondo de llegar a acuerdos existe. El problema más importante desde el punto de vista político no es Unidos Podemos, sino los independentistas catalanes, que condicionan su apoyo a una cuestión mucho más compleja como el juicio del procés. Aun así, el Gobierno confía en poder sacar adelante las cuentas porque está convencido de que ningún grupo de los que apoyaron la moción de censura quiere precipitar las elecciones anticipadas.

Más información