Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Impuesto a la banca y Cataluña: las contradicciones de Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno ha pasado de proponer un impuesto a la banca a pedir otro solo sobre las transacciones financieras

FOTO: Pedro Sánchez, en la la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, esta mañana. / VÍDEO: Declaraciones de José Luis Ábalos, este lunes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pasado este lunes por los micrófonos de la Cadena SER para hablar del inicio del curso político. Cataluña, el adelanto electoral, los presupuestos, la política migratoria y, en general, el arranque del curso político ha marcado esa intervención, en la que el presidente del Gobierno incurre en alguna contradicción con respecto a anteriores anuncios. Son estas:

“Nosotros vamos a aprobar un impuesto sobre las transacciones financieras a la banca. Esa es la propuesta que estamos haciendo a Unidos Podemos.”

Pedro Sánchez ha evitado mencionar el impuesto a la banca que, según anunció el pasado 5 de julio la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, iba a ayudar a financiar la Seguridad Social y el sistema de pensiones. La banca ha presionado de lo lindo para que el Gobierno cambie de idea. Sánchez llevaba meses con esa propuesta: los españoles contribuyeron “con el sudor de su frente” al rescate del sistema financiero, y por lo tanto lo “justo” es que ahora sea la banca quien ayude a sostener el sistema de pensiones, dijo el pasado enero.

En la entrevista, el presidente del Gobierno no menciona ahora esa figura impositiva y en su lugar prefiere solo hablar de “impuesto sobre transacciones financieras”, que ya estaba en la agenda del Gobierno de Mariano Rajoy y su ministro de Economía, Luis de Guindos, ahora en el BCE. Este tipo de tributo, también conocido como tasa Tobin, ha sido negociado a nivel europeo durante la pasada década, especialmente durante los últimos meses por parte de una docena de países, aunque nunca ha llegado a implementarse y en Bruselas ven difícil que haya ahora un acuerdo al respecto. Y en todo caso es muy distinto del anunciado impuesto a la banca.

“Como líder de la oposición, nunca entré en cuestiones de terrorismo, Cataluña o inmigración como el PP y Ciudadanos. El expresidente Rajoy siempre tuvo el apoyo del PSOE.”

Aunque el PSOE apoyó al anterior Gobierno en la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, Sánchez sí criticó, como líder de la oposición, algunas de las decisiones de Mariano Rajoy ante el desafío soberanista, especialmente tras el 1-O. Sánchez llegó a afirmar que Rajoy había superado “los límites de su propia incapacidad” a lo largo de ese día y manifestó su “profundo desacuerdo” con las cargas policiales que se produjeron. El presidente del Gobierno también criticó al PP tras las últimas elecciones autonómicas, cuando pidió a Rajoy “abandonar el inmovilismo” respecto a Cataluña.

Eso sí: Sánchez no criticó al Gobierno en materias de política antiterrorista —al menos en su última etapa como líder de la oposición—, aunque sí se opuso a ciertos aspectos de la política migratoria del anterior Ejecutivo, como la retirada de la sanidad universal a los inmigrantes irregulares, que revocó este verano.

Más información