Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Casado propone una “ley de concordia” sin concretar para cambiar la de memoria histórica

El líder del PP afirma que el Gobierno de Sánchez "busca la crispación" ciudadana "denostando" la Transición

Pablo Casado, durante el acto celebrado en Ávila / En vídeo, Casado anuncia una "ley de concordia" para derogar la ley de Memoria Histórica (ATLAS)

Pablo Casado ha abierto el curso político con un ataque frontal contra el PSOE: ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de “denostar” la Transición y de reabrir las heridas de la Guerra Civil. El presidente del PP impulsará una “ley de concordia” en las Cortes con el objetivo de “derogar la sectaria relectura de la Historia” que achaca a la Ley de Memoria Histórica. Fuentes del PP no han especificado qué aspectos de la ley vigente pretenden cambiar ni cuándo presentarían su propuesta para reemplazar una ley que Casado tilda de “irresponsable” e “innecesaria”.

El nuevo líder de los populares ha escogido Ávila, que además de ser la cuna de Santa Teresa de Jesús y de Adolfo Suárez, según él mismo ha destacado, es la circunscripción por la que es diputado en el Congreso, para realizar una crítica cerrada de los tres primeros meses de mandato de Sánchez. Con el debate político centrado en líneas generales en la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos y el procés a menos de un mes para el aniversario del desafío secesionista del 1-O en Cataluña, Casado ha aseverado que la Guerra Civil “vuelve a servir de ridícula coartada a la izquierda radical para disimular su incompetencia”.

Nueva fundación presidida por Suárez Illana

Adolfo Suárez Illana presidirá Concordia y Libertad, la nueva fundación del PP. “Adolfo es un patriota convencido y depositario del legado de concordia de su padre, el presidente Suárez”, le ha obsequiado Casado en alusión al líder de UCD y primer presidente tras la restauración de la democracia. Illana ha recordado que en 1975 había quienes “auguraban una nueva guerra civil” y “dos años y medio después España asombraba con una transición política”.

El máximo responsable del PP también ha cuestionado la creación de una comisión de la verdad como la que el Gobierno pretende realizar, hasta el extremo de considerarla una “mascarada orwelliana más propia de otros regímenes, otras épocas y otras latitudes”. Para Casado se trata de una “agenda excéntrica” que ha comparado con la que desarrolló el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. La ejecutiva del PP, que este lunes abordará en el comité de dirección la hoja de ruta que seguirá este otoño, sostiene que la citada comisión no urge cuando han trascurrido ocho décadas de la Guerra Civil y en diciembre se cumplirá el 40 aniversario de la Constitución.

La Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 sin el respaldo del PP es considerada uno de los pilares del legado social del último Ejecutivo del PSOE hasta el éxito de la moción de censura liderada por Sánchez. El Gobierno de Mariano Rajoy congeló la dotación presupuestaria para financiar la excavación de fosas comunes de represaliados por la dictadura. Ministros del anterior gabinete como el de Justicia, Rafael Catalá, reconocieron en pleno que la Ley de Memoria no contaba con un “presupuesto específico”. La dureza de la crisis fue el argumento del anterior Ejecutivo del PP mientras la izquierda rebatía que se debía a una decisión ideológica.

El dirigente del PP ha insistido en el desarrollo “ejemplar” de la Transición y la “grandeza moral” de quienes la hicieron posible mientras recrudecía las críticas contra Sánchez y su Gobierno “sustentado por los independentistas y herederos de Batasuna y de ETA”. “Igual que con Zapatero, el Gobierno socialista busca la crispación entre la ciudadanía denostando la Transición”, ha sentenciado en un acto ante la muralla de Ávila al que han asistido, entre otros, el secretario general del PP, Teodoro García, el presidente autonómico, Juan Vicente Herrera, y el futuro candidato en las elecciones regionales del año que viene, Alfonso Fernández Mañueco, actual alcalde de Salamanca y presidente regional del partido.

Castilla y León es una de las cinco comunidades autónomas que gobierna el PP y uno de sus caladeros de votos tradicionales. La derecha gobierna sin interrupción desde 1987, aunque en las últimas elecciones perdió la mayoría absoluta y mantuvo el Ejecutivo gracias a Ciudadanos. Tras las críticas de los últimos días a Albert Rivera por la retirada de lazos amarillos en Cataluña, el presidente del PP no ha hecho una sola mención a Ciudadanos, partido que pugna por la hegemonía en la derecha.

El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, ha subrayado en un acto de partido en Burgos la gravedad de los casos de corrupción que se investigan en el caso Enredadera (irregularidades en la adjudicación de contratos de equipos para semáforos, radares y telecomunicaciones) o la trama Eólica, que afecta a la concesión de parques de molinos de viento.

Más información