Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide a la Generalitat “inteligencia” para evitar otro 155

Torra ha pedido a Sánchez que en vez de amenazar exponga su proyecto político

El President Quim Torra inaugura una muestra de fotografias sobre el 1-O en Perpignan / En vídeo, el Gobierno aún no aplicará el 155 pero pide al Govern que rebaje la tensión (ATLAS)
Barcelona / San José (Costa Rica) / Madrid

La crisis catalana vive un constante sube y baja. El clima de distensión política que iniciaron Pedro Sánchez y Quim Torra se ha enrarecido después de que el presidente del Gobierno advirtiera al de la Generalitat de manera velada que aplicaría el artículo 155 de la Constitución si volvía a la ruptura unilateral. Torra ha replicado este jueves que él solo rinde “obediencia” al pueblo catalán, y pidió a Sánchez que exponga su proyecto político. El Gobierno, inquieto por esta deriva, trató de rebajar la tensión y pidió “inteligencia” para evitar otro 155; una posibilidad, aclaró, “que no se ha estudiado”.

El independentismo afronta a partir del lunes un calendario cargado de fechas simbólicas y trascendencia política en el que volverá a esgrimir la secesión como eje de su discurso. Queda por ver en qué términos, con qué estrategia y si Torra lanza un ultimátum para exigir la celebración de un referéndum de autodeterminación que el Gobierno ya ha dicho que rechaza de plano. Se espera que el president dé las primeras pistas de sus intenciones en la conferencia del próximo día 4. Algunas informaciones apuntan a que Torra podría anunciar el regreso a la vía unilateral y la decisión de la Generalitat de no acatar la futura sentencia del juicio que se seguirá —en una fecha aún por concretar— contra los líderes independentistas procesados por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

Pedro Sánchez quiso anticiparse a la eventualidad de que Torra vuelva a lanzar un órdago al Estado en los próximos días coincidiendo con algunas de las fechas que se avecinan: la celebración de la Diada del 11 de septiembre, el primer aniversario de la concentración frente al departamento de Economía del 20 de septiembre —que derivó en el encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, líderes de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural—; la conmemoración del referéndum ilegal del 1 de octubre o incluso el aniversario de la declaración de independencia del día 27 de ese mes. De ahí la advertencia lanzada desde Bogotá por Sánchez a Torra: “Ya sabe cuál es el camino al que conduce volver a la unilateralidad, la quiebra y el desacato”.

El presidente catalán respondió en Twitter: “Querido presidente, creía haber entendido que a un problema político íbamos a buscarle una solución política. Por nuestra parte, siempre nos encontrarás en la vía de la obediencia al pueblo de Cataluña, el diálogo, la convivencia y la no violencia. Un abrazo”, escribió. Horas más tarde, fue más claro desde Perpiñán (Francia) y reclamó a Sánchez que exponga “de una vez por todas cuál es su proyecto político para Cataluña”. “En lugar de amenazar con el artículo 155 de la Constitución y cosas de estas que, hasta ahora, las habíamos escuchado mucho en el pasado con un determinado partido político”, añadió en referencia al PP.

Torradijo sentirse “sorprendido” por la advertencia de Sánchez, aunque anunció que la próxima reunión entre ambos mandatarios, que se celebrará en Barcelona, será en octubre. El mandatario sí anunció que el “punto de partida” que llevará al encuentro será la celebración de un referéndum y la declaración de independencia.

El Gobierno ha tratado de rebajar la tensión, sin despejar del todo el fantasma del 155. La portavoz, Isabel Celaá, dijo abiertamente: “El artículo 155 no se ha mencionado ni se ha hablado ni se ha tratado ni ha sido objeto de debate en este Gobierno en ningún momento”. “Este Gobierno cree que tiene que haber la suficiente inteligencia en el otro lado como para aprovechar la oportunidad del pasillo abierto en política. Por eso el presidente Sánchez le dice: ‘usted sabe, señor Torra, adónde llevaría el desacato’. Trabajamos para desbloquear el conflicto y avanzar”, insistió.

“Hay que dar una oportunidad a la política”, sentenció Sánchez desde Costa Rica parafraseando la canción de John Lennon. Sánchez reprochó a Torra que siempre se dirija a una parte de Cataluña, la independentista, que es, afirmó, una “minoría mayoritaria” pero no representa a la mayoría del pueblo catalán.

“La mayoría de catalanes está con el autogobierno, no con la independencia”, subrayó Sánchez. El presidente quiso restar hierro a su propia advertencia del día anterior, pero no dio marcha atrás. “Ya se recorrió ese camino el año pasado y advertimos de las consecuencias de volver al unilateralismo”, remató. También pidió a Torra que abra “un diálogo entre catalanes, porque es evidente que existe una crisis de convivencia”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información