Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Galicia estrena su primer ‘paso de vaca’, porque la cebra no le “representa”

El Ayuntamiento de A Coruña permite a una empresa láctea repintar de madrugada el asfalto para reivindicar la especie, que en la comunidad produce más de la mitad de la leche de España

'Paso de vacas' instalado en A Coruña.
'Paso de vacas' instalado en A Coruña.

Donde hay una vaca hay esperanza, cuatro patas y una ubre sobre las que construir un futuro, aunque sea en uno de esos municipios gallegos donde el hombre es la especie en extinción. Hay ya, en la comunidad autónoma, 63 ayuntamientos rurales con más vacas que personas. Galicia es un país de casi un millón de vacas (una por cada 2,7 habitantes) y más de 8.400 familias con explotaciones profesionales que producen más de la mitad de toda la leche de España. Así que se trata de un símbolo, más importante que muchos otros; "el símbolo de la paz", defendía Castelao. Por eso A Coruña ha estrenado hoy el primer "paso de vaca", un cruce para peatones que hacía hasta ahora la función de paso de cebra (aunque no tenía más que dos rayas a los márgenes) junto al Obelisco, uno de los enclaves más emblemáticos de la ciudad, justo donde muere la rúa Real. Será una forma de recordar cada día a los urbanitas que en Galicia los pastos verdes están, tras la barrera de edificios, a un tiro de piedra o, como se dice aquí, a "unha carreiriña dun can".

El lugar lo propuso el Ayuntamiento, pero la idea surgió a unos 54 kilómetros al sur, en la Casa Grande de Xanceda (Mesía, A Coruña), una granja donde pastan a diario 380 vacas y cuya leche se destina desde 2005 a la fabricación de yogures ecológicos. Mientras la ciudad dormía, de madrugada la empresa láctea se ha encargado de pintar las manchas irregulares de una frisona, blanco sobre gris oscuro, que a partir de ahora señalarán el camino donde tienen preferencia los humanos.

La frisona no es raza autóctona pero sí mayoritaria. "A los gallegos las cebras no nos representan, pero las vacas son parte de nuestra esencia", reivindica Jessica Rey, directora de marketing de Casa Grande de Xanceda. "No queremos que este paso de vaca se quede como una anécdota, sino que se exporte como idea para las calles de otras ciudades y pueblos de Galicia. Este primero solo es el prototipo". Alrededor del estreno, la marca ha organizado una jornada informativa "para acercar el mundo rural a la ciudad" y de paso enseñar el verdadero valor de un litro de leche, algo que suele quedar silenciado tras la guerra de precios de los lineales. Y como esta granja presume de criar "vacas felices", en vez de traer un animal vivo al corazón urbano ha venido con una res falsa pero de tamaño real y cargada de leche, porque se puede ordeñar. Antes del ordeño, con unas gafas de realidad virtual el ajetreado viandante también puede teletransportarse a un prado.

"En esta comunidad la vaca es símbolo de prosperidad", insiste Rey. "A pesar de las constantes crisis del sector por la fluctuación del precio de la leche, que en los últimos seis meses no ha parado de bajar y ha causado unas pérdidas de 20 millones, donde hay vacas siempre hay una oportunidad". "El sector lechero es fuente de empleo y desarrollo", recuerda la empresa, y si no fuese por él la hemorragia de población que sufre la Galicia rural sería todavía más agónica: "Hay razones suficientes para homenajear a la vaca como icono gallego", defiende, "darle la importancia que merece en nuestra cultura y nuestra sociedad".

Síguenos en Twitter y en Flipboard