Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP asedia al Gobierno con el viaje de Sánchez al FIB en avión oficial

Los populares registran ocho preguntas más al Gobierno en el Congreso sobre el desplazamiento

Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, en las instalaciones del FIB el pasado 20 de julio.
Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, en las instalaciones del FIB el pasado 20 de julio. EFE

La ofensiva del PP contra el presidente del Gobierno no descasa en agosto, y menos con el estruendo del caso Máster. El partido ha registrado ocho nuevas preguntas al Gobierno, de las que espera respuesta por escrito, sobre el uso que Pedro Sánchez hizo del avión oficial Falcon 900B del Ejército del Aire el pasado 20 de julio para asistir, entre otros actos, al concierto de The Killers en Festival Internacional de Benicàssim (FIB). Fuentes de Moncloa admitieron que Sánchez había volado en el avión presidencial a Castellón, pero aseguraron que lo hizo por una visita ya agendada a la alcaldesa de la ciudad, la socialista Amparo Marco, y al presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. Una vez allí, Sánchez habría aprovechado para acercarse al FIB para ver la actuación de uno de sus grupos preferidos.

Pero lo que para el Gobierno supone un acto de normalidad en el desplazamiento del presidente, para el PP, tras la decisión de la juez de pedir al Tribunal Supremo que investigue a Pablo Casado por dos delitos por un máster que pudo ser "regalado", es una bendita munición. Los populares, que ya preguntaron a finales de julio si Sánchez se había planteado pagar de su bolsillo ese viaje, quieren saber ahora si el avión regresó esa tarde-noche a su base de Madrid y si volvió a recoger al presidente al día siguiente, como había apuntado algún medio. Y en el caso de que así hubiera sucedido, también se requiere al Gobierno sobre si era imprescindible el uso de un avión oficial dos días seguidos “con el derroche de dinero público que ello supone” para la “supuesta agenda cultural nocturna” de Sánchez, como justificó la vicepresidenta Carmen Calvo ante las críticas de la oposición.

Calvo aseguró que el presidente “tuvo agenda institucional todo el día” con una visita a Castellón, donde visitó la alcaldía y se reunió con el presidente valenciano, Ximo Puig. “Por la noche se acercó a un evento cultural; es decir, tuvo agenda cultural por la noche”, añadió, en alusión al concierto del FIB. Según datos oficiales, el coste de la hora de vuelo de los Falcon 900B supera los 5.600 euros. El trayecto entre Madrid y Castellón es de unos 90 minutos, pero el consumo de combustible se dispara en trayectos cortos y el gasto se multiplica al sumar las dietas del personal de seguridad y de la tripulación si la nave pernocta fuera de su base.

El PP también quiere saber si el motivo del desplazamiento en el avión oficial fue la seguridad y esa misma causa fue la que aconsejó al presidente pernoctar en Benicàssim “duplicando el coste del desplazamiento”. “¿Qué responsable de seguridad aconsejó evitar desplazarse en AVE, por carretera o en avión comercial vía Valencia”, interpelan los diputados José Antonio Bermúdez de Castro y Miguel Barrachina. Ambos quieren conocer también con cuánta antelación preparó el Gobierno la visita a Castellón, y si fue una solicitud del Ayuntamiento y en qué fecha Moncloa recibió la invitación municipal. Además, si la firma del presidente en el Libro de Honor del Ayuntamiento fue una propuesta municipal, cuándo se realizó y cuándo se acordó realizarla.

Para el PP, tanto la pista como la terminal del aeropuerto de Castellón se utilizaron de forma exclusiva para albergar la recepción del presidente y sus acompañantes, por lo que también exigen al Gobierno que informe sobre el “coste añadido, personal e infraestructuras del aeropuerto”. Asimismo, quieren conocer cuántas personas formaban parte del pasaje, así como su identidad y si “eran ajenas al Ejecutivo o no tenían responsabilidades públicas”.

El hecho de que en la agenda oficial del presidente facilitada por la Secretaría de Estado no figurase la asistencia de Sánchez al FIB constituye otro de los motivos de sospecha sobre el uso indebido del avión oficial para el PP, que insta al Gobierno a explicar por qué no se incluyó. Los populares también quieren conocer por qué no se informó de “la agenda cultural” del presidente esgrimida por Calvo a la Diputación de Castellón y al Ayuntamiento de Burriana, instituciones patrocinadora y colaboradora del FIB.

Más información