Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa a un nuevo profesor en la causa del máster de Casado

La magistrada investiga si se convalidaban en otros másteres de la universidad tantas asignaturas como al líder del PP

pablo casado
El profesor Pablo Chico sale de los Juzgados de Plaza de Castilla, este viernes. EFE

La causa judicial abierta por el máster de Pablo Casado ha dejado este viernes un nuevo personaje bajo sospecha: Pablo Chico, un profesor que ya estaba investigado en la instrucción general contra la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y al que la magistrada ha decidido este viernes imputar en esta pieza separada por un delito de prevaricación administrativa. El docente supuestamente aprobó a María Mateo Feito, una de las tres alumnas que obtuvieron el título en condiciones ventajosas similares a las del actual presidente del PP.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, suma así el séptimo imputado en esta parte del caso máster, que cerca al líder de los populares. Este viernes, la investigación ha puesto el foco sobre Chico, otro personaje clave de la trama. Él fue quien envió un email a Amalia Calonge, una funcionaria de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), para que cambiara una nota de Cifuentes. Y a él apuntó el jueves Mateo Feito, hija de una de las ex asesoras de Cifuentes acusada de presionar a los profesores cuando saltó el escándalo.

Según aseguró la alumna, este profesor le evaluó cuando obtuvo el máster en 2009, pese a que apenas fue a clase y le convalidaron multitud de asignaturas. Pero Chico lo ha negado este viernes durante su declaración y ha dicho que ni siquiera dio clase en ese curso, según señalan fuentes jurídicas a Europa Press. Por otra parte, sobre el correo electrónico que envió, el docente ha dicho que la iniciativa de cambiar la nota fue de la funcionaria, según explican los abogados de Calonge.

Mientras tanto, la juez sigue acumulando pruebas contra la promoción del actual líder del PP y contra el Instituto de Derecho Público (IDP), dirigido por el catedrático Enrique Álvarez Conde, principal implicado en la trama. Según consta en una providencia dictada el pasado jueves, la magistrada ha pedido a la URJC que le envíe una lista de alumnos —con un mínimo de 10 y un máximo de 20— que hayan convalidado en másteres de otros centros de la universidad tantos créditos como logró el dirigente conservador (más del 66%) y como las otras tres alumnas imputadas. Rodríguez-Medel precisa que deben ser del curso 2008-2009, cuando estos cuatro obtuvieron el diploma, y que las obtuvieran por el "único mérito de ser licenciado, arquitecto o ingeniero".

Con la segunda jornada seguida de declaraciones celebrada este viernes, para la que estaban citados seis testigos y dos imputados, la juez cierra una semana clave en la instrucción de la pieza separada abierta por el máster de Casado. Sobre todo, después de que el jueves escuchara a las tres alumnas que se sacaron el título como el dirigente popular y les imputara prevaricación administrativa a las tres y cohecho impropio a una de ellas, Alida Mas Taberner, subsecretaria de la Generalitat valenciana en la etapa de Francisco Camps.

Los delitos que amenazan al líder del PP

La situación de estas tres estudiantes es similar a la del presidente del PP: consiguieron el máster sin ir a clase y con multitud de convalidaciones. Pero la magistrada no puede imputar a Casado al estar aforado. Eso sí, ya ha enviado la pregunta al Congreso para confirmar ese extremo. Un paso habitual antes de remitir la causa al Supremo para investigar a los aforados.

En el caso de que la juez decida elevar la causa al alto tribunal, dos delitos amenazan a Casado en este momento. Según detallan fuentes jurídicas, su caso es idéntico al de Taberner, imputada por cohecho impropio —aceptar supuestamente un regalo que le ofrecieron por el cargo público que se ostenta— y por prevaricación administrativa —que también puede aplicarse contra quienes no son funcionarios en condición de inductor o cooperador necesario, según la jurisprudencia española—.

El PP: "Quedará en nada. Es una anécdota"

Como viene haciendo desde su nombramiento como secretario general del PP, Teodoro García ha restado este viernes importancia al avance de la instrucción de la causa del máster que afecta a Pablo Casado. "Es una cuestión anecdótica y menor", ha declarado en la Cadena SER. "El presidente del PP es una persona rigurosa, trabajadora, honrada y honesta. Al final quedará en nada", ha aventurado, sobre la posibilidad de que la juez que instruye el caso lo traslade al Supremo por entender que puede haber indicios de delito contra el aforado Casado. El número dos del PP asegura que están muy tranquilos en el partido y ha presentado las acusaciones como una simple campaña para "dañar la imagen" del líder de la oposición.

Más información