Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los enfermeros denuncian el cierre de 14.000 camas en verano en toda España

Satse calcula que las mayores problemas se registran en Andalucía, con 2.400 camas menos, en Madrid, con unas 1.500, y en Euskadi, con más de 1.000

Cama vacía en una planta cerrada del Hospital de la Val d'Hebron de Barcelona en 2011.
Cama vacía en una planta cerrada del Hospital de la Val d'Hebron de Barcelona en 2011.

El sindicato de enfermería Satse, el mayoritario entre los enfermeros, ha denunciado el cierre de, al menos, 14.000 camas en los distintos centros hospitalarios públicos españoles durante los meses de verano, así como la disminución del número de profesionales y de servicios. En su opinión, según critica en una nota, supone un "notable deterioro" en la atención que se presta a los ciudadanos. El Ministerio de Sanidad contempla en sus estadísticas un total de 110.509 camas entre hospitales públicos y centros de salud, por lo que el cierre denunciado supone un recorte del 12,6% del total.

Los enfermeros sostienen que, un año más, las distintas administraciones sanitarias aprovechan el verano para ahorrarse dinero a costa de la atención a los ciudadanos. No es admisible, a su juicio, que se ponga el cartel de "cerrado por vacaciones" a hospitales y centros de salud durante tres meses mientras los ciudadanos siguen necesitando sus servicios", apuntan.

El cierre de las camas, según el sindicato, conlleva un aumento de las listas de espera médicas y quirúrgicas; la paralización de pruebas diagnósticas; las altas de forma precipitada, y el amontonamiento de pacientes en los servicios de Urgencias. Desde 2013 el número de camas cerradas durante el verano varía entre las 11.000 en 2016 y las 15.000 en 2014, según el SATSE, que no tiene datos de 2017 ni de 2015.

Satse calcula que en Andalucía se cerrarán más de 2.400 camas; en Extremadura, unas 350; en Asturias, cerca de 400; en Baleares, más de un centenar; en Euskadi, más de 1.000; en Castilla-La Mancha, cerca de 400; en Murcia, casi 300; en Madrid, unas 1.500 y en Castilla y León, más de 400 camas. En la Rioja ha contabilizado 50 camas menos; en Navarra, alrededor de 200; en Canarias, más de cien; en Cantabria, más de 40; en Galicia, más de 900; en Aragón, cerca de 400; en Cataluña, más de 2.300 y en la Comunidad Valenciana, unas 3.000.

En Madrid, específicamente, el Viceconsejero de Sanidad, Fernando Prados Roa, informó en la Asamblea el pasado 19 de junio, de que este verano hay habilitadas en la región 11.425 camas, lo que supone el 92% del promedio de camas en funcionamiento en 2016 (12.389 según el último dato disponible). Si usamos para la comparativa las camas instaladas (14.536), la reducción es del 21%. Prados Roa informó que el cálculo de la Consejería es que haya una disminución de la población madrileña durante el verano del 11%, un descenso de intervenciones del 17,8% y una caída de los ingresos hospitalarios del 14,8%.

La Consejería de Salud andaluza niega que durante esos meses se cierren camas en los hospitales. “Están disponibles en todo momento para atender todas las necesidades que se presentan y, por tanto, todos los ciudadanos que requieran ingreso por cualquier causa lo tienen garantizado en verano igual que en el resto del año”, señalan fuentes de la consejería, que apuntan que el pasado verano el porcentaje de ocupación de los hospitales andaluces fue del 67%. Por su parte, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC OO de Andalucía estima que en verano se cierran más de 2.000 camas.

La Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana reconoce la reducción de las plazas hospitalarias durante los meses de verano. Según los datos facilitados por este departamento, en julio tendrá activas el 90,75% de las camas, en agosto el 86,02% y en septiembre, el 90,81%. Sanidad solo ha mencionado porcentajes (no ha facilitado el número de camas que cerrará) pero, si se tiene en cuenta que el parque aproximado ronda las 9.600 en toda la Comunidad Valenciana, los datos proporcionados por Sanidad son similares a los facilitados por el sindicato.

El Instituto Balear de Salud ha puntualizado que cierra un total de 95 camas de los centros hospitalarios del archipiélago por labores de mantenimiento y por un descenso de la actividad quirúrgica. Son menos camas cerradas que el año pasado, cuando se clausuraron 120.

Además del cierre de camas, los centros hospitalarios cuentan con un menor número de enfermeros y fisioterapeutas, al no sustituirse convenientemente a los profesionales que se van de vacaciones. En el caso de Atención Primaria, un alto porcentaje de centros de salud cierran sus puertas por las tardes en verano lo que supone un nuevo obstáculo para el ciudadano a la hora de querer hacer efectivo su derecho a la salud cuando lo necesite, asegura el sindicato.

Satse reconoce que durante la época estival desciende "algo" la presión asistencial en determinados centros o unidades, pero asegura que esta disminución no es "ni mucho menos proporcional" a la reducción de los recursos humanos y servicios que se realiza desde las administraciones sanitarias.

Con información de Antonio J. Mora, Cristina Vázquez, Lucía Bohórquez y Carmen Pérez-Lanzac.

Más información