Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa a otra de las supuestas examinadoras de Cifuentes tras citarla como testigo

La profesora Alicia López de los Mozos, investigada por prevaricación administrativa, negó que firmara el acta del TFM

Cristina Cifuentes recibe el premio por la Dignidad de la Asociación Victimas del terrorismo.

La profesora de la Universidad Rey Juan Carlos Alicia López de los Mozos ha salido este jueves como imputada por prevaricación administrativa en relación con las falsedades en el master en derecho autonómico de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes. López de los Mozos, que reconoció que su firma fue falsificada para certificar como válido el trabajo de fin de máster de la expolítica, había entrado esta mañana a los juzgados de instrucción de Madrid como testigo, pero la juez Carmen Rodríguez-Medel, optó por cambiar su situación procesal a media declaración, que quedó suspendida, según fuentes jurídicas. Supuestamente, la docente se avino a calificar a alumnos que no habían cursado el máster.

La magistrada titular del juzgado de instrucción número 51 ha tomado declaración a Amalia Calonge, la funcionaria de la Universidad Rey Juan Carlos que supuestamente manipuló las notas del máster de Cifuentes en 2014, y también a la profesora Cecilia Rosado, que admitió haber firmado el acta del Trabajo de Fin de Master (TFM) de la expolítica. Durante la declaración, la magistrada cambió la condición procesal de una de las testigos, la profesora Alicia López de los Mozos, que pasó a estar imputada, según fuentes jurídicas. Este periódico trató de contactar con la profesora López de los Mozos sin éxito para recabar su versión.

El nombre de López de los Mozos figuraba como presidenta del tribunal en el acta supuestamente falsificada con la que Cifuentes trató de justificar que había realizado el TFM que nunca hizo público. Ella nunca reconoció como suya la firma que aparecía junto a su nombre en aquel documento y, en la investigación interna abierta en la universidad, señaló que nunca presidió tal tribunal ni había encontrado en los archivos del Instituto de Derecho Público, del que dependía el master, ningún documento relacionado con el trabajo de fin de estudios. Según sus declaraciones ante la policía y en la comisión de investigación universitaria, ella ni estuvo en el tribunal, ni evaluó a Cifuentes, ni firmó el acta, ni autorizó que nadie lo hiciera por ella.

En su declaración policial, López de los Mozos aseguró que se enteró de que formó parte de ese tribunal al escuchar su nombre en la primera rueda de prensa del rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, el día 21, después de que eldiario.es publicara la noticia de que las notas del máster de la presidenta habían sido cambiadas fradulentamente. En ese momento se echó a llorar y llamó rápidamente al director del máster, el catedrático de Derecho Constitucional Enrique Álvarez Conde, quien no le dio explicaciones. Álvarez Conde, que también está imputado en esta causa, reconoció que el acta era una "reconstrucción".

La titular del Juzgado número 51 empezó la investigación por la denuncia de Ángela Figueruelo, catedrática de la Universidad de Salamanca y una de las profesoras cuya firma fue falsificada, en este caso en el acta de convalidación de notas. A la causa también se sumó la investigación que había iniciado la Fiscalía de Móstoles y que después se amplió para averiguar qué ocurrió con el acta relativa a la defensa del trabajo de fin de máster de Cifuentes.

En la sesión de este jueves han testificado también Sergio Pulido, Pilar Trinidad Núñez (jefa de Inspección de Servicios de la URJC y responsable de la investigación interna sobre este caso) y José Antonio Lobato Moreno, responsable de la Unidad de Postgrado y Títulos Propios de la universidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >